Gran Bretaña, dividida sobre su salida de la Unión Europea

Gran Bretaña, dividida sobre su salida de la Unión Europea

El referéndum del 23 de junio. Según los últimos sondeos, ganaría por escaso margen el divorcio con el bloque europeo. El premier Cameron defiende la permanencia, pero en su gabinete hay posturas diferentes.

“Brexit” o “Remain”?. La duda separa a los británicos como nunca en su historia e inquieta a los europeos. Si gana el “Brexit” en el referendum británico del próximo 23 de junio, Gran Bretaña va a iniciar un largo y aún no acordado divorcio de la Unión Europea. Si el “Remain” o quedarse en Europa se impone, el problema se inicia para los europeos. Gran Bretaña va a exigir reformas que ellos no quieren emprender y puede ser un paso hacia su disolución, ante el avance del nuevo populismo. A dos semanas de la consulta que divide el país y los partidos transversalmente, diez de las encuestas le dan el triunfo al Brexit o irse de la Unión por un punto. Pero You Gov, que hasta ahora ha acertado en sus sondeos, en el último otorga un 45 por ciento al “Remain”, los que se quieren quedar en la Unión, y un 43 por ciento al Brexit.

Las encuestas cambian diariamente al compás de los debates, que hasta ahora no son directos. Cameron se niega a debatir con los líderes del Brexit, que no son otros que sus pares Tories, en el mismo estudio de televisión. Lo ha hecho separadamente. El 31 de mayo iban empatados, el 3 de junio se imponía el “Remain” con 42 por ciento contra el 41 por ciento del Brexit y un 16 por ciento de indecisos. El 5 de junio ganaba el Brexit por el 48 por cientocontra el 43 por ciento.

Un electorado volátil y confundido, cuando el gobierno ha decidido extender el plazo de registro de votos en el padrón electoral hasta la medianoche del jueves, cuando se vencía el martes. El sitio de Internet se bloqueó ante la cantidad de electores que buscaban registrarse para este histórico referéndum. Los jóvenes, los más favorables a permanecer en Europa, son los que menos se han registrado. Un sondeo reveló que el 65 por ciento de los estudiantes  "ignoran todo” sobre los datos del referéndum. Gran Bretaña es uno de los países con más bajo conocimiento de Europa y sus roles. Entre otras razones, por la feroz campaña antieuropea de su prensa tabloide y amarilla, como The Daily Express, The Daily Mail y The Sun.

En los sondeos, el 7 por ciento de los que tienen entre 18 a 24 años votaría por permanecer en la UE. En igual medida, los electores “seniors” -con más de 65 años- se quieren ir de Europa. La tasa de abstención, si es alta, va a favorecer al Brexit en el referéndum. Esta “falta de entusiasmo” por votar podría decidir que Gran Bretaña se fuera de Europa.

El humor frente al referendum va cambiando, en una campaña marcada por el miedo, la inmigración, el futuro de la economía fuera de la UE y las inexactitudes del Brexit, que asustan al electorado con un futuro en Europa y la pérdida de soberanía de su Parlamento cada día.

Con un laborismo perplejo y un líder como Jeremy Corbyn, que no hace campaña a favor del mantenerse en Europa porque en el fondo es un antieuropeo, la campaña se ha convertido en una sangrienta guerra civil entre las tribus euroescépticas y pro europeas del partido conservador. Al comando del quedarse en Europa o “Remain”, el primer ministro David Cameron ha visto dividirse su gabinete en una batalla de campaña, que dejará heridas difíciles de curar el día después. Su secretario de justicia Michael Gove es el líder del Brexit y no deja de atacarlo diariamente. Hasta llamó “patética” a su exposición en Sky News. Boris Johnson, ex alcalde de Londres, periodista, su ex compañero de Eton y Oxford, la otra cabeza del Brexit, proyecta reemplazarlo en su cargo de Downing St. Gane o pierda el seguir o no en Europa en el referéndum.

La razón es simple: si gana el “Remain” o quedarse en Europa, la decisión va a desencadenar un conflicto dentro del mayoritariamente euroescéptico partido conservador, que ya pide un desafío al liderazgo del premier. Para calmarlos fue la decision que Cameron adoptó en el 2013 para un referéndum, que ahora lo abruma.

Dos ex primeros ministros pro europeos, uno conservador y otro laborista, han entrado de lleno en la campaña para buscar desarticular los argumentos de miedo del Brexit. El Tory Sir John Major, que sucedió a Margaret Thatcher, dijo en el programa político más visto de la BBC:  "Muchas veces la gente me reprocha por manejar el eufemismo. Pero hoy la manera en que engañan a los británicos me enfurece”. Se refería a Boris Jonson, su par conservador, a quien llamó “un payaso”, con una retórica “deprimente y horrible” sobre la inmigración. Boris quiso hacer creer a los electores británicos que Turquía está al borde de integrar la UE, según Major.

El “Remain” lanzó una de las figuras más polémicas pero también más escuchadas. El ex primer ministro laborista Tony Blair salió el martes a defender al “Tory” David Cameron en su campaña. Blair dijo que “las redes sociales crean la idea de que hay simples soluciones para problemas complejos”. Para él, “Gran Bretaña debe permanecer en Europa” y argumentó que cualquiera que tengas dudas , “debe optar por el statu quo”. ”Si Gran Bretaña se va, ustedes van a tener el comienzo de lo que va a ser el gran shock económico para el país. ¿Cómo ustedes no pueden pensar que van a sufrir varios años de inseguridad económica?” alertó Tony Blair.

El divorcio será un proceso que puede durar entre cuatro y seis años entre Londres y Bruselas. Sólo se podrá poner en marcha cuando el primer ministro británico envíe un pedido de activación del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, que es una cláusula de retiro voluntario e unilateral. Algo que jamás se ha usado dentro de la Unión. El temor que es que se produzca un “efecto contagio” entre otros países de la Unión.

Coment� la nota