Gran Bretaña cobrará un impuesto a los inmigrantes que no pertenezcan a la UE

Gran Bretaña impondrá un impuesto para los inmigrantes no pertenecientes a la Unión Europea (UE) que soliciten una visa en el país.
Según informó el dominical inglés Sunday Times, cualquier ciudadano proveniente de fuera de la UE que solicite una visa de estudiante o trabajo en Reino Unido deberá pagar un "impuesto al inmigrante" de unas 50 libras esterlinas (70 dólares).

La medida recaerá sobre cientos de personas, desde futbolistas hasta científicos.

El dinero recaudado por el impuesto será destinado a las alcaldías y municipios locales que deben enfrentar el impacto del incremento inmigratorio, especialmente en las áreas de Educación, Salud y otros servicios públicos.

El gobierno espera recaudar con el gravamen hasta 70 millones de libras esterlinas (100 millones de dólares) en los próximos dos años.

La decisión de imponer un impuesto al inmigrante se tomó después que las alcaldías locales de sitios como Cambridgeshire, en el centro de Inglaterra, se quejaron por la falta de presupuesto estatal para hacer frente al alto número de trabajadores y estudiantes extranjeros.

En esa localidad inglesa, la Policía informó haber gastado 1,3 millones de dólares al año en servicios de traducción.

El gobierno considera ahora que los inmigrantes que llegan a Gran Bretaña para trabajar "deben contribuir con los costos".

Hazel Blears, ministra británica para las Comunidades, declaró que aunque muchos inmigrantes juegan un rol en la sociedad "no debe esconderse la presión de la inmigración en los servicios públicos".

"Estos fondos serán esenciales para financiar los servicios públicos en áreas donde la inmigración tenga un mayor impacto en las comunidades locales", agregó.

"Ahora, más que nunca, es crucial que controlemos la inmigración y el número de extranjeros, para el beneficio de nuestro país", concluyó Blears.

Comentá la nota