Gran Bretaña: Blair declarará en la investigación por la invasión a Irak

El ex primer ministro británico Tony Blair tendrá que comparacer como testigo en la investigación de una comisión de varios partidos, según confirmó en Londres el presidente de la comisión, John Chilcot, al incio de la investigación.
"Siempre que sea posible" la opinión pública debería poder escuchar a los testigos en televisión o por retransmisión en Internet. Otras informaciones, sin embargo, se harán a puerta cerrada, para proteger la seguridad nacional. Chilcot subrayó que no será "tímido a la hora de criticar".

En 2003, el entonces primer ministro británico Tony Blair llevó el país a la guerra de Irak, a pesar de la fuerte oposición de la opinión pública y de que no había una resolución de la ONU al respecto. Tras la invasión se supo que Irak no tenía armas de destrucción masiva, el argumento esgrimido para participar en el conflicto.

Algunas personalidades han criticado que las conclusiones de la investigación no se vayan a publicar antes de las próximas elecciones generales que, como muy tarde, tendrán lugar en junio de 2010. Chilcot comentó que hay tanto material que es muy probable que no se concluya antes de 2010.

Se critica además que los testigos no tengan que declarar bajo juramento. La investigación comprenderá desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 hasta la retirada de los británicos de Irak en 2009. Y especial atención reclama la cuestión de la legalidad de la invasión de Irak en 2003.

La oposición y los grupos de derechos humanos piden desde hace años una investigación independiente de las circunstancias que llevaron a Reino Unido a participar en la invasión de Irak. Uno de los últimos motivos de enojo ha sido que las sesiones en un principio se iban a celebrar a puerta cerrada. El primer ministro Gordon Brown cambió de opinión en este punto en vista de la presión de la opinión pública.

Comentá la nota