Más grados cerrados en escuelas públicas.

Padres de alumnos de primer grado de la escuela Miguel Ortiz, ubicado en la zona norte de la ciudad, protestaron en las afueras del establecimiento por la determinación de las autoridades escolares de cerrar uno de los dos primer grado que había por la tarde.
La respuesta a las quejas por parte de los directivos fue la falta de matrícula que justifique la continuidad de esta sección. Hace tres días (el lunes se cerró el grado en cuestión), los padres protestan por las decisiones y ante la falta de respuestas ayer han decidido pedir que el ministro de Educación, Leopoldo Van Cauwlaert, les otorgue audiencia para reclamar la reapertura del curso y que la directora del establecimiento "sea removida".

Marcelo Avila, uno de los padres, se comunicó con Nuevo Diario para indicar que los tutores se encuentran "muy preocupados" dado que "vemos que corre peligro la educación de nuestros hijos por una actitud arbitraria", que según denunció, cambiaron de turno a los chicos intimando a los padres con la posibilidad de que sus hijos queden sin asiento en la escuela. Según el padre, esto implicará que en un solo curso queden más de 40 alumnos, entre ellos dos chicos que por sus problemas de aprendizaje, necesitan mayor atención del docente a cargo.

"Queremos que la gente se entere de que muy lejos de favorecer la educación, se esta tratando de cerrar las escuelas y la actividad educativa", dijo el padre ofuscado.

Comentá la nota