Graciela De Leo mandó a los radicales a hacer terapia

La presidenta de la UCR local había dicho a La Voz del Pueblo que "por ahora no pensamos que sea el momento que tengan que volver", en referencia a "los mal llamados radicales K". Y en un escueto comunicado, la ex senadora sostuvo que "nunca pedí ni pensé regresar a este partido radical"
La respuesta no se hizo esperar por parte de Graciela De Leo a las declaraciones que formulara la titular del Comité Enrique Betolaza, Susana Dibbern, y aunque la ex senadora lo hizo a través de un más que escueto comunicado enviado a los medios de la ciudad, fue contundente.

"Nunca pedí ni pensé regresar a este partido radical. Se sabe que formo parte de Acción Comunal Tresarroyense y de la Concertación Plural. Para aquellos que tienen una obsesión con mi persona, y que sólo se mueven según lo que yo haga o piense, les aconsejo que vayan a terapia", disparó De Leo y en esas pocas líneas resumió la respuesta que dirigió a los radicales por un lado y a Susana Dibbern por otro, atento a las afirmaciones que a manera personal efectuó la dirigente radical.

Dibbern había manifestado en principio que sobre la posible vuelta de "los mal llamados radicales K" había que "diferenciar a nivel local entre los dirigentes y la gente que por allí los siguió por determinados motivos y está dispuesta a volver, es otra cuestión".

A su vez advirtió que tanto sobre Graciela De Leo como otros dirigentes que se habían ido del parido "por ahora no pensamos que sea el momento que tengan que volver".

Así se le dio continuidad a un enfrentamiento que se inició cuando De Leo se fue del radicalismo para sumarse a la llamada Concertación Plural a la que convocó el kirchnerismo, la cual fue dejando en el camino a varios de quienes se pegaron al actual gobierno.

El radicalismo local había confiado en De Leo, aún cuando lanzara su candidatura por fuera del partido y en una alianza con sectores lejanos, por sus ideas, al más antiguo partido político nacional. Por eso se sintieron traicionados cuando la ex senadora terminó de pegar el portazo pasando a ser directamente kirchnerista.

Fue ahí cuando el Enrique Betolaza se autoconvocó y varios de sus dirigentes concretaron el armado de una lista que nunca pensaron porque habían puesto todo a favor de De Leo y su creciente inserción en la comunidad, la que después le dio un soberbio cachetazo en las urnas.

En otra parte de la nota efectuada por LA VOZ DEL PUEBLO, Susana Dibbern se manifestó en forma personal estimando que "el que traiciona una vez traiciona dos veces y lo vuelve a hacer. Además no ha habido hasta ahora ningún arrepentimiento de nadie", en alusión a quienes se fueron buscando ocupar cargos dentro del esquema kirchnerista en cualquiera de los ámbitos, a partir del ahora vicepresidente Julio Cobos hasta el último candidato a intendente.

Asimismo Dibbern diferenció a De Leo del vicepresidente en que "además no ha dado muestras nunca, ni ha hecho declaraciones en ningún sentido, como ocurrió con Cobos que se ha manifestado como opositor en determinados momentos", aunque aclaró que el proceder del mendocino "tampoco lo veo bien realmente".

Comentá la nota