"Gracias por los 300, pero vuelve Ricardo"

Así se expresó un empleado público beneficiado por las medidas gubernamentales, que implican el pase a planta de 5400 agentes y un plus de 300 pesos por única vez.
Caracterizando de alguna manera el ambiguo estado de ánimo que generó en algunos sectores de la población la decisión mencionada, que vislumbran se trata de un manotazo de "ahogado" de un político desprestigiado y acorralado, que apela a cualquier estrategia para mantenerse en el poder.

Arturo Colombi es un político en decadencia, sostuvo hace algunos días el candidato a gobernador del Justicialismo y senador nacional, Fabián Ríos. Parecía una frase de ocasión, más ajustada al momento que vivían las huestes peronistas, que habían quedado fuera de la segunda vuelta, superados ajustadamente por el frente que encabeza el primer mandatario.

Sin embargo analizando detenidamente el desempeño y las decisiones que toma el gobernador, sin dudas se avizora claramente que Ríos puso en el tapete una realidad palpable que involucra no solo al gobernador sino a la totalidad de la actual gestión y en cada medida que toma deja aún más claro que está acorralado y siente la posibilidad de no ser reelecto.

Hace escasas 48 horas el mandatario secundado por su Gabinete, anunció un plus de 300 pesos para los empleados públicos y el pase a planta de unos 5400 contratados que prestan servicio en diferentes ámbitos de la administración estatal. La medida si fuera tomada como parte de una estrategia seria y responsable de mejoramiento de la situación de los agentes estatales, merecería el aplauso, pero se trata de una decisión tomada a menos de 10 días de las elecciones que definen el próximo mandatario provincial. Se trata da una determinación que implica un gasto de 24 millones de pesos, recursos que Arturo Colombi se cansó de decir que no tenía, poniendo freno al reclamo de los distintos gremios, además por supuesto de echar la culpa de la falta de estos a la oposición, que no le aprobó la refinanciación, el denominado PAF.

Sin dudas es claro el intento de compra de conciencia, actitud de la más baja calaña, aunque vale la pena destacar que todos los agentes públicos merecen ganar más y mejor y también gozar de estabilidad y no ser usados como botín de guerra en las disputas políticas. Pero estos 300 ni el pase a planta, no apuntan en esa dirección, son parte de la estrategia de un político decadente y su bien pago entorno, que se aferran a cualquier estrategia para mantenerse en el poder.

Antes lo hizo gastando millones en publicidad, comprando la complicidad de los principales y más importantes medios de comunicación de la provincia, que le permitieron disimular la corrupción de un gobierno. que además no tiene políticas claras en ningún área, que despilfarró millones y millones de pesos que ingresaron en estos años y con los cuales no se hizo nada importante, salvo hacer más ricos a los dueños de medios de comunicación y a algunos funcionarios deshonestos. Ahora pretende comprar la conciencia de los empleados públicos y sus familias, con un "engaña pichanga" como son los 300 pesos, en los que por cierto gasta bastante menos que lo que lo hizo en la publicidad el último mes.

No obstante la comunidad correntina ha demostrado ser sabía, y si bien los empleados necesitan los 300 pesos, como cualquier comprovinciano que vive de su trabajo, quiero traer a colación la reflexión de uno de los agentes públicos beneficiado tanto por el pase a planta como por el plus salarial, al ser interrogado sobre sus sensaciones ante el anuncio gubernamental, quien sostuvo, " este Arturo quiere comprarnos, eso está claro, todo estos años dijo que no tenía plata, pero gastó fortunas en publicidad, y ahora se acuerda de nosotros, a mi me vienen bien los 300 y el pase a planta espero hace varios años, por eso le agradezco que por fin se haya acordado de nosotros" y medio en serio y medio en broma y entre risas culminó " pero le recuerdo que ya es tarde, falta una semana para las elecciones, y ahí que se resigne porque vuelve Ricardo".

Sin dudas que el marco de chanzas y bromas que generó el plus y el pase a planta de Arturo, expresan una realidad palpable y es que la ciudadanía tiene claro que el gobernador intenta comprar conciencias, la decadencia de su proyecto lo llevan a tirar "manotazos" a cualquier lado, antes fue la prensa, y ahora va por los empleados públicos y sus familias, menospreciando la capacidad de razonar de los mismos y queriendo comprar lo que no tiene precio para los correntinos, su dignidad.

Comentá la nota