Goya: juraron la nueva Carta Orgánica

Política: Tras cuatro meses de trabajo, las autoridades de la Comuna goyana juraron la nueva Carta Orgánica. La reforma incluyó, entre otras cosas, una extensión del presupuesto municipal del Ejecutivo y del Concejo Deliberante. También se fijaron las funciones del viceintendente, quien presidirá el legislativo.
Tal lo dispuesto en la nueva Constitución provincial, Goya cuenta con una carta magna comunal aggiornada. Entre otras cosas, se fijó que los gastos del Concejo Deliberante no deben superar el 6 por ciento de los gastos corrientes del Municipio.

En la Casa de la Cultura, el intendente Ignacio Osella, el viceintendente Gerardo Bassi, la presidenta del Concejo Deliberante, Mabel Barrile de Martínez; los convencionales estatuyentes, concejales y funcionarios del gabinete municipal juraron la nueva Carta Orgánica Municipal, tras lo cual y por haber finalizado su labor, el titular de la Convención, Pablo Giuliani, la disolvió.

Estuvieron presentes y juraron la Carta Orgánica los convencionales que la reformaron, los concejales de la ciudad y los funcionarios desde el grado de director al de secretario, como así también los ex intendentes de Goya Jorge Mazzaro, Jorge Galarza y Gerardo Urquijo, quien, además, fue el secretario de la Convención. También acompañaron este acto autoridades de la Fuerzas Armadas y de Seguridad, y de distintas instituciones intermedias de la comunidad.

Luego de prestado el juramento, los convencionales firmaron un ejemplar de la Carta Orgánica Municipal y se les hizo entrega de una copia en CD.

Tras el Himno Nacional Argentino, Giuliani dijo que quienes reformaron la Carta Orgánica, lo hicieron "con la íntima convicción y el supremo y más sentido objetivo de poder cambiar la calidad de vida" de los conciudadanos.

Analizó, luego, que uno de los principales signos de estos tiempos "va a contrapelo de los valores que deben ser perseguidos por la comunidad como los más preciados", y mencionó, entre ellos, a la generosidad, la solidaridad, la equidad en la distribución de la riqueza, sobre los que dijo que "son postergados por la indebida acumulación de riqueza y de poder, por la mezquindad", lo que, afirmó, altera la escala de valores de la comunidad.

Aseguró que ello ocurre "porque somos un polo marginal de una Argentina que asistió al fundamentalismo de mercado de la década del 90, aliviada por la convertibilidad", y "con la misma confusión asiste hoy a la pretendida etapa de la redistribución de la riqueza en la primera década del siglo XXI, cuando las crispaciones y el conflicto son el factor predominante y fundamental de aquellos que consideran son tocados en sus intereses", dijo.

Remarcó que esos conceptos hacen que se carezca de políticas de Estado, y que al acercarse las elecciones de recambio de autoridades "reine la incertidumbre, y vimos cómo muchas veces quienes asumieron cambiaron totalmente las reglas de juego, pareciendo que todo lo hecho hasta ese momento estuvo mal, que había que refundar y comenzar de nuevo con otros objetivos, metas, y valores supremos impuestos por los gobernantes de turno".

Analizó que n estos 26 años de democracia "los municipios fueron el estamento más castigado por la postergación en la distribución de recursos para el cumplimiento de sus funciones, porque, además, son la primera trinchera de contención a la que recurre la gente".

Insistió en que "como convencionales pretendemos cambiar una realidad modificando una Carta Orgánica, pero somos realistas y sabemos del enorme condicionamiento en el que se desenvuelve el Municipio, que es el mayor condicionamiento para el trabajo de sus administradores".

Sobre la Carta Orgánica Municipal, dijo que "es el eje que ordena jurídica y políticamente el Municipio. Desde su redacción en el año 1994, pasó un tiempo importante, pero con la lucidez de la retrospectiva, la encontramos como una Carta sabia, que fue redactada con mucho entendimiento e inteligencia. Lo que pretendimos fue adecuarla a los tiempos que se viven, y para ello introdujimos modificaciones e institutos a su articulado, como el Tribunal de Cuentas, ya que si hay otro signo de estos tiempos, es la desconfianza de los ciudadanos respecto de cómo las autoridades administran los fondos públicos. La nueva Carta Orgánica Municipal contempla la creación de un Tribunal de Cuentas que le da soluciones de control concomitante".

Mencionó la introducción en la Carta Orgánica de la figura del defensor de los Vecinos; la posibilidad de generar un Plan Estratégico y Presupuestos Participativos; se pusieron topes a los gastos del Concejo y de personal; institutos de democracia directa y semidirecta a través de la participación ciudadana, la revocatoria de mandatos, etc.

"Buscamos estar a la altura de las circunstancias, para que los administradores de la Municipalidad tengan un patrón de ordenamiento jurídico y político al que atenerse", finalizó e instó al intendente y a la presidenta del Concejo a "no dejar que esta Carta Orgánica se transforme en una letra muerta. Pongámosle vigor y la fuerza necesaria para la totalidad de sus términos y de mandatos que determinan su redacción, se pongan en vigencia lo más pronto posible".

Comentá la nota