Goteo a través del BTF: "Hasta que no lo vea, no puedo decir que se cumplió"

Ante consultas de los medios de comunicación sobre la reunión que mantuvo este jueves con el ministro de Economía Roberto Crocianelli a raíz del goteo diario, el intendente Jorge Martín manifestó que "hasta que no lo vea, no puedo decir que se cumplió; ya hemos expresado nuestro malestar en el día de ayer (por el mismo jueves); fuimos sin avisar que íbamos a ir al Ministerio -porque lamentablemente por teléfono no nos atendían- estaba el Ministro, nos atendió.
No fue una reunión fácil al principio, después se fue extendiendo la reunión y el ministro entendió que nosotros estamos siendo afectados hoy por la política económica provincial, cuando como intendente yo no tengo por qué atravesar esta situación", reveló Martín.

Confió que le dijo al ministro Crocianelli que "no tuve ninguna queja, no agrandé el Estado municipal, lo he tratado de organizar e incluso ya convivimos las crisis del 2001 y 2002; y ahora, otra situación económica mala del Estado provincial nuevamente vuelve a afectar a los municipios. El Gobierno recibe el dinero primero y después lo transfiere a las municipalidades; la Gobernadora, con buen tino, accedió a que esta transferencia, el goteo, se haga a través del Banco, lo que traduce en que el dinero llega al BTF y éste lo transfiere diariamente a través de un mecanismo que está bien asentado y aceitado y funcionó así por más dos años hasta que vino el entonces ministro (Raúl) Berrone, que es el gran responsable de lo que sucede en nuestra ciudad y en la provincia, nos sacó ese dinero", disparó.

A raíz de esto, "lo que el Municipio de Río Grande quiere, es que se readecue y normalice este sistema de goteo, pero queremos el cien por cien, no el cincuenta por ciento porque sino, el Gobierno provincial sigue trabajando con el dinero de la ciudad, recursos que son de todos los vecinos de nuestra ciudad", expresó.

También el Intendente lamentó que pese a tener un municipio ordenado y eficiente, la mala administración de los gobiernos provinciales ponen en jaque a la autonomía de la ciudad y a la gestión del municipio, ya que no puede realizar su función de acuerdo a las proyecciones de su política ni a las necesidades de los vecinos. "Esperemos que la semana que viene se nos pague lo que se nos adeuda, que solamente de lo que va de este mes, son cuatro millones de pesos y para el municipio es una suma muy grande e importante. Si no cuento con esos recursos, no puedo programar absolutamente nada sino tengo una seguridad sobre los fondos que voy a recibir", evidenció.

Agregó que la situación de la economía provincial "no viene para mejor: acá hay una crisis internacional, una crisis nacional y otra provincial, sabemos que hay una merma, pero yo puedo trabajar en la merma, pero en base al dinero real que tengo; no lo puedo hacer con el ingreso ficticio que estoy teniendo y dependiendo en este caso de terceros, que es el Gobierno de la provincia".

El intendente Martín no confía en las promesas del Ministerio de Economía en el sentido de que ya le prometieron que iban a pagar la deuda, lo que no se cumplió, lo mismo que cuando inició el proyecto cloacal que está en ejecución para resolver los problemas de Chacra XI y Chacra XII y que hasta ahora cuenta sólo con el esfuerzo de las arcas municipales. "No se cumplió nada, así que no voy a firmar con el ministro Crocianelli sino con la Gobernadora Ríos, cuál es el plan de el pago que tienen para la deuda municipal y que nos permita al Municipio de Río Grande, hacer su plan de trabajo como piensa hacer y que también me permita a mi manejar la masa salarial como corresponde y ahí si yo me hago cargo absolutamente de todo".

Martín aseguró que "hay muy buena voluntad por parte de la Gobernadora; pero de ahí para abajo empiezan los problemas. Si hemos de acordar un acta de pago de la deuda, ojalá que así sea para evitar un frente de conflicto con el Gobierno, solo lo voy a formar con la Gobernadora", insistió.

Comentá la nota