Gorosito, un técnico con el cuerpo en el Sur y la mente en Núñez

Anoche, el entrenador empezó a desandar la despedida; los dirigentes de River comenzarán las gestiones para concretar el regreso de Ortega
Las últimas horas se presentaron diferentes para Néstor Gorosito, que se desdobló entre las reuniones con los dirigentes de River y los preparativos para el encuentro con Banfield. Anoche empezó a redondear la despedida de Argentinos, el club que, como el propio Pipo lo definió, fue el que le permitió ser tentado por los millonarios. "Fue un gran escalón en mi carrera. Si uno puede llegar a otro destino es gracias a los jugadores, los dirigentes y los hinchas", comentó el entrenador, renuente a confirmar la salida. Ayer, su representante, Hugo de Benedetti, volvió a juntarse con la conducción del club de Núñez para acordar los términos del contrato, del que sólo resta convenir las cuestiones tributarias.

Como si los simpatizantes de Argentinos estuvieran shockeados por la marcha del DT que los devolvió al plano internacional -Argentinos jugó las semifinales de la Copa Sudamericana-, los hinchas no asistieron en gran número. Tampoco se exhibieron banderas de agradecimiento, y un tibio aplauso, cuando se dieron a conocer las formaciones, fue la mayor muestra de afecto del público. Quizás el último partido con San Lorenzo, en la Paternal, un reducto donde Argentinos se hizo fuerte, se convierta en el escenario ideal para formalizar la despedida.

Enfundado en un elegante traje oscuro, el DT empezó calmo y trató de mostrarse en pocas oportunidades. Sereno, transmitió esa tranquilidad a sus futbolistas. El apretón de manos con Recalde, autor del primer gol, fue una síntesis de la comunión con el plantel. El descuento y la posterior arremetida del rival que terminó en el agónico empate le desdibujaron la sonrisa.

Futbolísticamente, todavía se debe a Argentinos, aunque en la cabeza del entrenador ya se dibujan tácticas y posibles nombres para reforzar a River. En tiempos en los que la austeridad será una regla rigurosa, el DT deberá apuntar con precisión. Sebastián Abreu ocupará uno de los cuatro cupos para el Clausura 2009. Asegurado el delantero, en las próximas horas se acelerarán las gestiones para concretar el retorno de Ariel Ortega. El jujeño, cedido a préstamo a Independiente, de Mendoza, podría reunirse con José María Aguilar, ya que los mendocinos jugarán hoy con Almagro. "Nos gustaría que vuelva, pero eso depende de la buena predisposición del presidente de la entidad mendocina", dijo Domingo Díaz, vicepresidente 2°. Daniel Vila, titular de Independiente, manifestó estar abierto al diálogo.

La vuelta del ídolo podría traer aparejado el retorno de otro emblema: Marcelo Gallardo. Actualmente en DC United, de la Major League Soccer, el nombre del volante fue aportado por un dirigente, después que el DT se entusiasmara con el arribo de un estratego. Federico Insúa y Maxi Moralez son dos opciones.

El uruguayo Diego Lugano, de Fenerbahce, de Turquía, ilusionó, pero el representante del defensor, sin descartarlo, dijo que tiene contrato hasta junio de 2009 y que está negociando una extensión del vínculo por otras tres temporadas. También compleja será la repatriación del arquero Nicolás Navarro, de Napoli, lo que podría abrirle la puerta al guardavalla paraguayo Justo Villar, de Valladolid, de España.

* Tres fórmulas, las opciones para la sucesión

Los dirigentes de Argentinos iniciarán conversaciones con José Pekerman, para que suceda a Gorosito en el cargo. Claudio Borghi y la fórmula Leonel Gancedo-Jorge Quinteros también están en carrera.

Comentá la nota