Gorosito sostuvo que Saladillo atraviesa un ‘delicado equilibrio financiero’

En una nota publicada por el Diario Hoy titulada “Municipios bonaerenses en ROJO” se recoge la opinión de varios jefes comunales, entre ellos del intendente Carlos Gorosito.
La nota señala:

Ya fue advertido por los intendentes: si no hay ayuda financiera de Provincia o de Nación, los distritos del interior bonaerense y del Conurbano podrían cerrar el ejercicio con déficit este año.

No es chiste. Después de 6 años de crecimiento económico sostenido, de la baja de la desocupación, los municipios y sus intendentes están preocupados. Y para esa preocupación no hay distinción entre lugares poblados o pueblitos pequeños.

La semana pasada, los dos líderes máximos de la Federación Argentina de Municipios, Julio Pereyra de Florencio Varela y Alberto Descalzo de Ituzaingó, advirtieron: algunas comunas tendrán un déficit de entre 4 y 10 millones de pesos, según un alarmante informe elaborado por integrantes de la FAM, con datos aportados por los jefes comunales.

El objetivo de los documentos preparados es hacer conocer a la Nación la delicada situación de las comunas para que se evalúe la posibilidad de establecer algún tipo de ayuda financiera y así evitar un déficit que podría ser muy perjudicial.

Los jefes comunales ya comenzaron a vivar la iniciativa, tildándola, por lo menos de adecuada y necesaria, conforme a los tiempos que corren en materia económica.

Al respecto, el intendente de Berisso, Enrique Slezack, manifestó su aprobación a la alternativa de enviar estos informes a la Presidenta y relacionó los problemas financieros de las comunas con el retraso de las tasas, el incremento en los insumos y la inflación al tiempo que comentó: “En nuestro municipio necesitamos una ayuda de 4 millones para acomodarnos”.

El problema no atañe sólo a los municipios del Conurbano profundo, fuertemente condicionado por el alto nivel de pobreza y exclusión social en algunos distritos pero también integrado por municipios que cuentan con habitantes de alto poder adquisitivo.

En el interior de la Provincia, el problema es recurrente y se vive con igual intensidad. En ese sentido, el intendente de Saladillo, Carlos Gorosito, comentó a Hoy que su distrito vive una situación de “delicado equilibrio financiero” y vaticinó que “va a ser necesario tener más recursos el año que viene para hacer frente a las distintas erogaciones”. Para Gorosito, un radical elegido por quinta vez para gestionar su comuna, “la inflación nos ha diezmado los recursos a todos los municipios” y por ello se mostró a favor de que “el gobernador disponga que podamos contar con más dinero”.

Para los jefes comunales hay una certera complicidad entre el desactualizado índice de coparticipación provincial y los recursos que se distribuyen a los municipios. Al respecto, el intendente de Junín, Mario Meoni afirmó que el aumento de los recursos que coparticipa el gobierno bonaerense “es inferior a la expectativa inflacionaria, con lo cual no ayuda mucho”. Y agregó: “Nosotros adherimos a la reforma tributaria que impulsó el gobernador Scioli, que implicó una suba de ingresos brutos, pero aún no ha ingresado dinero de ese concepto”. Meoni también recordó que en la década del ‘90 se cerraba el ejercicio con déficit pero contaban con financiación (ver aparte).

El déficit no es patrimonio de ningún partido político. Camilo Etchevarren, intendente de Dolores, manifestó a Hoy que “estamos en una situación amarilla pero la manejamos”. En ese sentido, se mostró preocupado pero optimista ante la situación económica.

En ese sentido, remarcó que los recursos están enfocados en la obra pública. “Agradecemos la ayuda de la Provincia y de la Nación”, sostuvo Etchevarren, un radical en la Coalición Cívica.

Además, sostuvo que en su distrito “no vamos a tener déficit; no nos va a sobrar nada pero no nos va a faltar. Pagamos todo y no debemos nada”. El hecho de que no sobre nada, es justamente lo que le pone el color amarillo a la situación, que también podría solucionarse con una reforma de la coparticipación provincial.

En Rivadavia, ciudad gobernada por Sergio Buil de la Coalición Cívica, también pasan por una gran preocupación, según afirmó el jefe comunal a Hoy: “Hay un parate que se profundiza día a día y por otro lado, gente que viene de otros lugares buscando trabajo”.

La crisis es evidente en ese distrito del interior provincial. “Vamos a tener que dejar de hacer algunas obras el año que viene para destinar más fondos a lo social”, dijo. En concreto, gran cantidad de vecinos de Rivadavia no podrán contar el año que viene con obras de pavimentación, que estaban programadas pero que ahora tienen un futuro incierto, o si se hacen, será a un ritmo menor.

Buil había planteado hace unos meses que la Provincia cuente con un fondo de reparación, al estilo del que existió durante la gobernación de Eduardo Duhalde con el conurbano bonaerense, pero para todos los municipios.

“Son inviables los municipios como está siendo inviable la Provincia, si no hay un aporte especial para la provincia de Buenos Aires, que pueda llegar a fortalecer los ingresos de los municipios, porque en el futuro no sólo en el Conurbano habrá déficit sino en el interior también”.

Tanto en Rivadavia como en Saladillo el presupuesto del año que viene llega con demora al Concejo Deliberante. En los dos distritos pidieron una prórroga para la presentación del proyecto que preverá las erogaciones y recaudación del año que viene, ante la demora del tratamiento del presupuesto provincial.

Como se ve, vienen tiempos difíciles, en el preanuncio de lo que será un 2009 caliente.

Meoni: “En los ‘90 se cerraba con déficit pero había financiación”

El interior bonaerense vive el mismo panorama peligroso en las cuentas que el Conurbano.

“Es una situación que complica a todos ya que existe un aumento de costos generalizado como consecuencia de la inflación, y a eso se le suma un importante incremento en las erogaciones destinadas a las empresas de recolección de residuos. Y en mi caso, en Junín, se hace aun más complejo dado que la oposición en mi distrito me trabó el proyecto para actualizar las tasas que estaba destinado a paliar el déficit. La caída de la recaudación no viene de ahora, sino que arrancó con el conflicto con el campo. Todo esto genera desequilibrios, tuvimos que hacer un ajuste y seguramente vamos a cerrar el ejercicio con déficit”, le dijo a Hoy el intendente de Junín, Mario Meoni.

El jefe comunal reconoció que el déficit, en su distrito, rondará los 2 millones de pesos. “Esto no venía ocurriendo en los últimos años. Es similar a lo ocurrido en los ‘90 cuando muchos municipios cerraban con déficit, pero tenían la posibilidad de encontrar mecanismos de financiamiento en dólares, que hoy no existe”.

Aumentos salariales y de costos

En el partido de Roque Pérez, gobernado por el oficialista Hugo Oreja, descartaron de plano el superávit fiscal.

“Seguramente vamos a cerrar con algún tipo de déficit, que puede estar en el orden de los 400 mil pesos. A los municipios del interior se nos está haciendo muy difícil sobrellevar la situación, especialmente a los que tenemos hospitales a cargo, dado que el aumento de los costos y los incrementos salariales fue importante. Y los aumentos de tasas nunca alcanzan para equilibrar la situación dado que esos incrementos, si o sí, tienen que estar destinados a ofrecer un servicio”, anunció el jefe comunal.

Oreja afirmó a Hoy que tiene que haber un cambio urgente en el sistema de coparticipación de impuestos en la Provincia. “El estado bonaerense es el que tiene la capacidad de cobrarles impuestos a los sectores más poderosos económicamente. Nosotros adherimos a la reforma tributaria, pero los ingresos que nos están llegando no alcanzan para equilibrar la situación”, concluyó, en sintonía con el ex radical Mario Meoni.

La Plata: momento difícil pero con menos superávit fiscal

Fuentes de la Comuna dijeron a Hoy que en La Plata no existe déficit pero sí menos superávit. Sucede que la ciudad tiene una capacidad de ahorro importante y el nivel de deuda pautado para el año que viene no está ni siquiera cercano al 5 por ciento del total del presupuesto.

“Los déficits tienen que ver con deudas anteriores mal refinanciadas y con administraciones deficitarias crónicas”, dijo una fuente del Palacio Municipal.

Según dijo, mientras “en ningún municipio del primer cordón del Conurbano se supera el 40 por ciento de cobrabilidad, acá en la Plata está cerca del 70 por ciento”. A esto se suman otros niveles de cobrabilidad a través de convenios importantes con Provincia y con Nación.

Sin embargo, reconoce que la situación en otras comunas es preocupante. Según dijo “el nivel de demanda de servicios supera ampliamente el nivel de ingresos”.

Problemas con la moratoria

La moratoria lanzada por la Comuna no tuvo la repercusión esperada entre los deudores de la ciudad. Desde la dirección de Rentas de la Municipalidad informaron que tras la apertura de los planes de pago se adhirieron 2.593 contribuyentes, para regularizar una deuda consolidada de más de 3.200.000 pesos.

Las estadísticas municipales revelan que de las 2.593 adhesiones recibidas hasta el pasado 31 de octubre, 2.327 corresponden a la tasa SUM; 134 a la de Seguridad e Higiene; mientras que las de Rodados, Pavimento y Patentes tuvieron sólo 2, 24 y 47 cada una, respectivamente. El resto se reparte en tasas menores, tales como las correspondientes a los derechos de ocupación de espacios públicos, y del cementerio, entre otras.

Diario Hoy

Comentá la nota