Gorosito: "Los dirigentes coinciden hasta en los puestos que faltan"

A su manera, Pipo planta bandera y dice que no se le cruza por la cabeza que no lleguen refuerzos. "Jugar sabemos de sobra, necesitamos más fricción", pide sin levantar la voz.
Linda ciudad, ¿no? Muy tranquila, muy ordenada. Nos trataron bárbaro, las canchas son muy buenas, todo espectacular", comenta Néstor Gorosito mientras recorre las desiertas calles del centro de Edmonton, en un domingo gris, distinto a los días soleados que le permitieron seguir con ese bronceando que tanto le gusta. Un rato después del almuerzo y de esa breve caminata, se acomoda en uno de los salones del hotel para charlar. Esta vez sí. Luego de varios días de silencio porque se veía venir las preguntas por la falta de refuerzos, Pipo es el que introduce el tema y planta bandera. No la de guerra, pero sí la de tregua: el DT no se imagina un River sin caras nuevas. Por eso, la palabra "necesitamos" es la que más repite.

-¿La falta de refuerzos no te quita el entusiasmo?

-Siempre al inicio de la pretemporada uno tiene nuevas expectativas y apunta a lo máximo. Esperamos las incorporaciones porque hay posiciones en las que hacen falta y los dirigentes están trabajando en eso.

-¿Seguís con un plantel desequilibrado?

-Claro. Cuando empezamos el año pusimos a Facundo (Quiroga) de cinco en un partido con Boca. Además, tenemos a Ferrari y Ahumada de 27 años, a Marcelo y Ariel de más de 30, y los demás son muy chicos. Nos falta la camada del medio, como pasa en todo el fútbol argentino. Con los refuerzos vamos a estar bien en ese sentido. Estamos a la espera de que lleguen. Lo ideal hubiese sido antes, pero es muy difícil.

-¿Estás nervioso?

-Nervioso, no. Preocupado, sí. Es la preocupación lógica, tratando de que lleguen cuanto antes porque los dirigentes saben que los necesitamos. No es un capricho mío: ellos también piensan como yo, hasta coinciden en los puestos que hacen falta.

-¿Qué pasa si no llegan?

-No pienso en eso porque ellos saben lo que hacen falta y van a hacer lo posible para traerlos. Para jerarquizar a los demás jugadores, necesitamos las incorporaciones.

-Repito: ¿Qué pasa si no viene nadie? ¿Te vas?

-Ni pienso que no van a venir refuerzos. Eso ni se me cruza por la cabeza.

-¿Hablás con los dirigentes para insistirles?

-No soy de cargosear, las cosas las digo una o dos veces y ya está. Con una vez que hables, listo. A mi hijo no le digo mil veces que no toque una cosa cuando no corresponde.

-¿Cuántas veces hablaste con Aguilar desde que viniste a Canadá?

-Dos veces con José María y el otro día con Mario (Israel), cinco minutos. Ya está. Me dijeron que están haciendo lo posible. Y sé que están de acuerdo.

-¿Te falta espalda para ponerte más firme?

-No es una cuestión de espalda, es lo que sientas. Yo soy tranquilo. Es como los que pegan patadas y afuera de la cancha no matan una mosca. O al revés, por ahí es un 10 livianito que después se pelea con todos. No siempre el que grita afuera es lo que parece.

-Un arquero, un dos, un cinco y un nueve. ¿No tenés columna vertebral?

-Hay posiciones en las cuales hacen falta refuerzos para jerarquizar a los demás, pero no estaría bien que las diga. Por ejemplo, de 10 tenemos a Díaz, Buonanotte, Gallardo y Ortega. Son cuatro. Y en otras posiciones hay poquitos: el otro día puse a Musacchio de cuatro, después de cinco, pero es dos. Nos preparamos por las dudas, pero lo ideal es no improvisar.

-¿Y el 9? Fabbiani tiene cinco amarrillas y si hoy arrancara el torneo, tendrías que poner a Gil o a Tortuga Fernández.

-Sí, hoy sería alguno de ellos o Villalva y ninguno cuenta con mucha experiencia en Primera. Y si tenés la mala suerte de que se te lesiona Fabbiani... Dios quiera que cualquier de los chicos la rompa, pero no es lo ideal.

-¿La falta de gol es lo que más te preocupa?

-No es lo único. Hay varias posiciones en las que necesitamos reforzarnos.

-¿Fabbiani puede ser el goleador que les falta?

-Cristian es un jugador extraordinario, bajó cuatro kilos y le falta un poco más. Si hace un buen torneo, es el 9 del Mundial porque es guapo, cabecea bien, le pega con las dos piernas, tiene carisma y es crack.

-¿En serio lo decís?

-Seguro. Ya dijo Maradona que es un jugador que le gusta. Es muy fácil jugar con él por la calidad que tiene y además cuenta con algo que no se compra: carisma. Algunos hacen 500 goles y no pasa nada. El mete dos y un sombrero y sale en todos lados. Pero tiene que bajar de peso.

-¿Más todavía?

-Tiene que bajar un poquito más. Seguro cuando bajen las cargas de trabajo y no haga las seis comidas y todo eso, en Buenos Aires va a adelgazar los dos kilos que le faltan. Está haciendo un gran esfuerzo.

-¿Se juega la última chance de cumplir con todo lo que prometió?

-Tiene que jugar como sabe y puede. Tiene calidad de sobra para hacerlo.

-¿En el arco te pasa lo mismo que con el 9?

-Queremos ver a Marinelli en Montreal. Creemos que él y Chichizola son el futuro del club, que pueden ser excelentes arqueros, pero todavía no jugaron en Primera. Y River es River. No es lo ideal tener toda la carga en un semestre difícil.

-Probaste con Buonanotte, Ortega y Gallardo. ¿Te entusiasma? ¿Hay lugar para Mauro Díaz?

-Lo más justo es poner al que mejor juega, desde el Keko hasta Ariel o Marcelo. El que juega bien, adentro. El que no, afuera.

-¿Qué le falta al equipo?

-Correr, corre y mucho. Tienen que creer más en ellos y tener claro que el fútbol argentino es fricción y juego. Jugar sabemos de sobra, necesitamos un poco más de fricción.

-¿Solidez en defensa?

-La solidez empieza con el primer delantero. Para defender bien necesitamos que los de arriba peleen a muerte. Y para jugar con tres 10 y un 9, que los dos volante de marca recuperen muchas pelotas.

-¿Hacen falta defensores feos, como dice Basile?

-Que sean fuertes en el mano a mano.

-¿Sin refuerzos pueden pelear el campeonato?

-Es que ni pienso que no vayan a llegar. Perdimos a Falcao, que era el mejor jugador que teníamos junto con Buonanotte. La llegada de Ariel genera mucha expectativa, pero te repito: hay posiciones en las que necesitamos jugadores.

-¿Qué significa Ortega?

-En el cuerpo técnico creemos que Ariel está entre los 20 jugadores del mudo que te pueden ganar un partido. El está feliz acá y eso lo pone bien. Ni en la Selección se siente así. Lo quieren desde el utilero hasta el que limpia. Queremos ayudarlo a mantener ese fuego sagrado que tiene por la camiseta y trataremos de sacarle el jugo.

-¿Y Gallardo?

-Recién ahora puede ser él. Es diferente, como Ariel.

-¿Agradecés que los dirigentes lo hayan traído?

-Dios quiera que rinda en la medida que esperamos. Se rá bueno para el grupo.

-¿Qué te pareció la decisión de darle la cinta?

-Quiere decir que hizo bien los deberes durante un montón de tiempo. No sería lindo que un plantel elija a un muchacho chico, joven, y no a uno experimentado como él.

-¿Cambió el ánimo del grupo? ¿O siguen tristes como cuando llegaste?

-No, nada que ver. Ahora se los nota alegres. Se está armando un lindo grupo, hay muy buena onda.

-¿Que estén Ortega y Gallardo influye para olvidar aquel último puesto?

-No sé cuál será el motivo, pero no son los mismos del verano, cuando los notaba tristes y estaban callados. Ahora hay un clima totalmente diferente, con una linda mezcla entre los grandes y los chicos.

Comentá la nota