Gorosito: "Boca no me asusta".

El DT de River apuntó a los xeneizes: "Debemos lograr que nos tengan respeto", afirmó sobre el rival de mañana.
Por fuera se muestra tranquilo, de buen humor. El mismo talante lo acompañó durante toda la pretemporada, aunque no se sumó ningún refuerzo, no cuenta con algunas piezas titulares y otras no llegarán en las mejores condiciones físicas. "Parece que alguien quiere hablar conmigo", dispara, mientras observa los movimientos de los periodistas en el recinto que hace las veces de sala de conferencia, en el segundo subsuelo del hotel Sheraton. Un día separa a Pipo Gorosito, el técnico de River, del primer superclásico del año. Por historia, aunque mucho más por presente, para los millonarios el partido por el Pentagonal de Grandes, en Mar del Plata, no tiene características de encuentro preparatorio. Será una prueba que determinará la térmica en la relación, hasta ahora distante, entre el público y el flamante DT. Cauto en el discurso, intenta quitarle relevancia al compromiso y prefiere hablar de trabajo antes que de resultados para entrar en la consideración de los hinchas.

"Sería ilógico que la gente se identifique conmigo por sólo ganarle a Boca. Tampoco lo tomo así si el resultado no es el que uno espera. Seguro que no hay nadie que quiera ganar este partido más que nosotros y los jugadores, principalmente por lo que se vivió, que es una historia diferente. Tenemos que terminar de seguir hablando de lo anterior, hay que mirar para adelante: tomar lección de las cosas que se hicieron bien, de las que se hicieron mal, pero lo que pasó ya está. Dios quiera que podamos ganar respeto, pero con el trabajo y no por un resultado", comenta, mientras juega con el anillo que tiene grabado las iniciales NG. Lejos de polemizar, las palabras de Gorosito se condicen con el perfil que lo llevaron a ser el elegido por el presidente José María Aguilar para suceder a Diego Simeone.

No esquiva las comparaciones entre lo que produjo su equipo y lo que evidenció Boca en el verano. Y a diferencia de otros DT de River, no se inquieta por nombrar al clásico rival. "Están bien, rápidos para el inicio de una pretemporada. Ellos ya vienen con una adaptación al técnico y al trabajo físico, mientras que nosotros recién la estamos haciendo ahora. Tiene individuales como Mouche, que muestran desequilibrio. Es un equipo respetable, pero no me asusta. Somos River y debemos lograr que nos tengan respeto Boca y todos los demás equipos. Nosotros estamos creciendo y esperemos seguir haciéndolo con Boca para llegar bien al partido con Colón", comenta sin titubear.

La posición de Facundo Quiroga como volante central, debido a la expulsión de Oscar Ahumada frente a Racing, y disponer que Diego Buonanotte deje la banda izquierda para convertirse en enganche, serán las principales novedades tácticas que ensayará Pipo ante Boca. "No tenemos otro en esa posición. Nicolás Domingo jugó el amistoso con San Martín, de Mendoza, le tocó disputar dos pelotas divididas y por consecuencia lógica no trabó ninguna de las dos. En otro momento los tiraba para el otro lado a los rivales, pero tiene que cuidar la pierna hasta saber cómo le responde", dijo sobre la elección de Quiroga para ser el N°5. Y agregó: "Va a tener obligaciones defensivas y ofensivas, como todos, porque hay que formar una figura que nos mantenga ordenados", explicó.

Sin proponérselo, Gorosito ya empezó a jugar el superclásico. Mañana, en Mar del Plata, lo vivirá por primera vez como entrenador. Esa imagen que muchas veces imaginó será realidad.

* Dos dudas: Cabral y la posición de Paulo Ferrari

Dos dudas tiene el DT: la recuperación de Gustavo Cabral, con una molestia en el hombro derecho, y la posición de Ferrari, que podría jugar como lateral izquierdo, dejándole la banda derecha a Galmarini. El equipo sería: Vega; Ferrari o Galmarini, Cabral o Gerlo, Nicolás Sánchez y Villagra o Ferrari; Augusto Fernández, Quiroga y Abelairas; Buonanotte; Rosales y Falcao.

Comentá la nota