Gordon Brown advirtió que el mundo se enfrenta a una inminente "catástrofe climática"

Gran Bretaña enfrentará una "catástrofe climática" que provocará inundaciones, sequías y olas de calor mortales si los gobernantes mundiales no llegan a un acuerdo para detener el calentamiento del planeta, advirtió el primer ministro, Gordon Brown.
El jefe del gobierno habló en Londres ante el Foro de las Grandes Economías, que reúne a los 17 principales países del mundo contaminantes de gases invernadero.

"En Gran Bretaña enfrentamos la posibilidad de sequías más frecuentes y un aumento de inundaciones", destacó Brown ante los delegados.

En ese sentido, recordó el verano europeo de 2003 "que causó más de 35.000 muertes". Al respecto, los decesos en Europa fueron 37.451, según cifras del Earth Policy Institute.

"Bajo las tendencias actuales, semejantes eventos podrían volverse rutinarios en Gran Bretaña en sólo algunas décadas. Y nuestros hijos y nietos podrían experimentar temperaturas promedios similares a las del verano de 2003, que serían usuales en toda Europa" agregó.

Según Brown, "no hay un plan B" si no se llega a un acuerdo en diciembre próximo en Copenhague para la cumbre de la ONU sobre cambio climático.

Los mandatarios mundiales tienen sólo 50 días para salvar al mundo de una "catástrofe climática", agregó antes de advertir que se trata de un "momento profundo que demanda elecciones certeras".

La cita de diciembre próximo en la capital danesa busca un nuevo acuerdo mundial contra el cambio climático que reemplace al Tratado de Kyoto.

En caso de no alcanzarse un acuerdo en Copenhague, Brown indicó que el mundo podría enfrentar más conflictos "generados por las migraciones producto del cambio climático".

El primer ministro británico dijo también que para 2080 otras 1.800 millones de personas, un cuarto de la actual población mundial, podría sufrir de falta de agua.

"En caso de no alcanzar un acuerdo, que no queden dudas: una vez que el daño hecho por el aumento de las emisiones no controladas se produzca, ningún acuerdo global en retrospectiva, en un futuro cercano, podrá deshacer esa opción", subrayó el premier.

Por ese motivo "no debemos dejar nunca de perder de vista la catástrofe que enfrentaremos si continúan las tendencias actuales de calentamiento", concluyó.

Comentá la nota