Good show.

Basile le puso su humor a la elite del fútbol mundial, habló en inglés en la presentación de la Audi Cup y hasta se enojó con el traductor. Hoy estrena ciclo ante el equipo de Ferguson.
Coco superstar.

"Ferguson, un fenómeno. Me pidió que nos saquemos una foto guiñándome un ojo. ¡Parecía porteño! Eso se lo debe haber enseñado Tevez".

Con Alfio Basile no sólo volvió la alegría a Boca.

"Le hice unos chistes a Ferguson y se rió".

Ya se habían cerrado las puertas para la prensa. Ahí, en el backstage, el Coco tomó la batuta y armó el show. No lo iba a hacer Louis Van Gaal, siempre con cara de nene empacado. Alfio pidió un ristretto, tiró un par de chistes y se fue a seguir pensando en el armado del nuevo Boca, el que hoy, a las 13.30 saldrá a la cancha del majestuoso Allianz Arena contra el Manchester United que es dirigido por el tipo que se divirtió con él, y no de él.

Un rato antes, en la conferencia de prensa, los cuatro técnicos se dedicaron a hablar de estrellas. Dos lo hicieron de las que ya no tienen: Ferguson lamentó la salida de Cristiano Ronaldo e insitió en que a Tevez le hizo una oferta que no tuvo respuesta; y Leonardo le repartió elogios a su compatriota Kaká, que abandonó el Milan tentado por los Florendólares del Real Madrid. Van Gaal dijo que Ribery, el monstruo que juega bárbaro, se está recuperando bien de la lesión. Y Basile habló de su estrella, la que más lo ha acompañado: el equipo de memoria. "Venimos con poca preparación pero con un equipo que tiene una base y con un sistema. Tras la gira voy a llevar en mi cabeza el probable equipo con el que voy a arrancar, me gusta siempre, aparte del sistema, tener 11 titulares y saber el equipo de memoria", lanzó el Coco mientras Ferguson y Van Gaal ponían su mejor cara de póker esperando la traducción a sus idiomas.

Claro: la presentación tuvo intérpretes de cuatro lenguas (alemán, español, italiano e inglés) y Basile le puso color a una cita con demasiado protocolo y escasa fluidez en la traducción. O errores. Tanto que a los auriculares de Alfio llegó una pregunta que hablaba de las derrotas sufridas por Boca contra Milan (2007) y Bayern (2001) en Japón y con Manchester en algún amistoso (2002). Y se la agarró con el intérprete... "Es muy negativo el traductor, eh", espetó con un simpático fastidio, antes de dejar claro que ahí él no era el DT de Boca.

El pobre traductor, un alemán largo pero flaquito y lentes llamado Stefan Godde, le dijo a Olé que conocía a Basile "de cuando dirigió en Brasil... ¿No dirigió ahí?". Este fulano dice tener en su currículum 37 coberturas de partidos internacionales y que se prepara informándose bien. Se nota...

Fue parte de un show que lo tuvo como protagonista excluyente. Aunque la mayoría de las preguntas iban para los otros tres, con un remate de los suyos le puso color al ambiente al responder qué esperaba de este cuadrangular. "Nos conocemos todos. Va a ser un buen campeonato...". Y cuando su silencio no había sido interpretado como el final de la respuesta, aclaró, cavernoso en su propio dialecto: "No more".

Todo sigue hoy con un equipo que aún no será el de memoria. Ahí el Coco, a lo Tato, podría decir queridos chichipíos, vermut con papas fritas y (clap, clap)... ¡good show!

Comentá la nota