González Moreno la víctima de una estrategia que involucra al gobernador

La tragedia tiñe el proceso electoral previo al balotage, así lo deja expuesto el suicidio del director de la Agencia Corrientes Hernán González Moreno, un hecho lamentable que pone al descubierto el lado más oscuro de la política correntina.
El joven investigado por el cobro de millonarias pautas publicitarias al estado provincial y el manejo poco claro de los fondos provenientes de las mismas, fue puesto en ese lugar por Rodolfo Martínez Llano y el gobernador Arturo Colombi. Quién ahora intenta ligar a este drama policial a su contrincante en la elección del domingo Ricardo Colombi, haciendo una utilización del hecho que viola la veda electoral y que muestra la falta de escrúpulos a la hora de defender el poder.

La muerte del director de la Agencia Corrientes Hernán González Moreno, quién se habría suicidado en la noche de ayer en un predio rural de su propiedad, echa un manto de dudas sobre el proceso electoral previo al balotage del domingo, donde debe quedar definido quien es el nuevo gobernador de la provincia para los próximos cuatro años a partir del 10 de diciembre.

El joven quien era un alfil de la estrategia comunicacional del gobierno de Arturo Colombi y que llegó a ese lugar gracias a la recomendación de Rodolfo Martínez Llano propietario del diario El Libertador y artífice del modelo informativo instaurado por el mandatario, que se sustenta en gastos millonarios, alrededor de 15 por mes, y en uniformar la editorial de los principales medios de comunicación y en la imposición de una fuerte censura y ataque a la oposición, terminó preso de la presión ejercida por sus benefactores y por las investigaciones judiciales que lo tenían en la mira, por el manejo de casi dos millones de pesos por mes de publicidad oficial y el destino que le daba a la misma.

Casualmente Hernán González Moreno hace muy poco tiempo tuvo que dar muestras acabadas de su lealtad y compromiso para con la causa de Arturo Colombi y la de Martínez Llano, generando un hecho mediático contra Ricardo Colombi, con el objeto de bajar las diferencias que este le lleva en las encuestas al mandatario. Para ello no escatimó en gastos e hizo bajar desde Buenos Aires al costosísimo abogado Cuneo Libarona con el objetivo de patrocinar una denuncia contra el senador provincial, que fue tan burda, que terminó todo en un fiasco. Esta situación habría generado una dura reprimenda de los benefactores de Hernán González Moreno, al punto que casi sobre la marcha del fracasado evento, insistió con la estrategia de utilizar la presencia del afamado Cuneo Libarona, que fue convocado otra vez a Corrientes el pasado miércoles. Sin embargo un sorpresivo allanamiento de la Agencia que funciona en una opulenta finca de la calle Junín al 1800, por parte del juez Cochia Breard, quien investiga casos de malversación de fondos al Estado Provincial, enriquecimiento ilícito y otros delitos, encontró al letrado adentro de las oficinas de la denominada firma desde donde se secuestró gran cantidad de documentación y se obtuvo otra tanta cantidad de información de las computadoras de la empresa. Este procedimiento fue seguido de otro que permitió el acceso a documentación depositada en la Dirección de Información Pública, quedando al descubierto que desde estos dos lugares no solo articulaban el gasto de la publicidad oficial, sino que además se orquestaban y financiaban campañas de desprestigio contra la oposición con lo que intentan frenar la posible derrota del gobernador en las próximas elecciones.

En definitiva la acción de la justicia involuntariamente puso en jaque al Director de una empresa de la comunicación, que recibe casi dos millones de pesos por mes para generar todo el material periodístico afín al gobierno provincial, y de ataque a la oposición, que luego son obligados a retransmitir los principales medios de comunicación so pena de perder las extraordinarias pautas publicitarias.

Estos sucesivos fracasos de González Moreno y la presión que le genera a un joven de 28 años las demandas extraordinarias de aquellos que le dieron el enorme poder que le genera el dinero y el manejo de gran parte de la comunicación oficial, más el cerco judicial que se les va cerrando a todos aquellos que se enriquecieron a costa de espurios negocios con el gobierno de turno, habrían sido los componentes principales junto a otros de orden particular que detonaron del dramático suceso. Aunque es bien claro que todo ello todavía es materia de investigación.

Un poco de claridad

Desde los medios adictos del gobierno de Arturo Colombi y mediante un hábil manejo de algunos operadores de medios prensa nacionales, se buscó durante toda la jornada poner en un primer plano que González Moreno habría recibido un gran número de amenazas contra la integridad de sus pequeños hijos tras la denuncia realizada contra Ricardo Colombi y que ese habría sido el móvil de la drástica determinación.

Un hecho lamentable que pone en serios aprietos a los encargados de custodiar la veda política dada la utilización con fines electorales que hizo del hecho. Por otro lado queda al descubierto la pretensión de ocultar la realidad y que no es otra que el poder que le dio sustento a la existencia como empresario a este "chico", se derrumba. Que tiene como dato saliente que ya hay un funcionario de la actual gestión preso, nada menos que el secretario privado del gobernador, por un caso de enriquecimiento ilícito, quién no puede probar el origen de propiedades y dinero en efectivo por mas de tres millones de pesos hallados en su poder , cuando solo posee un sueldo de 5000 pesos.

Queda expuesto de tal manera que la justicia tiene en la mira a aquellos personajes que vivieron un paraíso económico a costas del erario público y merced a operaciones poco claras y en las que los gastos de publicidad están en el ojo de la tormenta y uno de ellos era sin dudas este joven trágicamente fallecido. Esta es la realidad, lo otro es pura fabula y operativo mediático, o a quien se le ocurre que alguien puede amenazar a aquel que dispone de todo el poder del Estado, como es este caso, o acaso, Hernán no era dilecto colaborador del Gobernador, quién además no denunció antes las amenazas, que solo se conocen por lo que dicen desde su entorno, quienes sostienen haber hallado las mismas en su teléfono móvil, cuando la realidad indica que este elemento debe estar en poder de los investigadores ya que es vital para ellos. Todo esto indica que los poderosos de hoy no están dispuestos a no ser los de mañana y en función de este proyecto están dispuestos a todo, hasta el de usar la muerte de un joven de sus mismo entorno, conociendo a los personajes involucrados, no sorprende, pero de ahí a que la prensa nacional caiga en la trampa o en el obligación a cambio de plata, no habla muy bien de nuestra integridad y compromiso con la democracia. Por lo tanto habrá que esperar con ansiedad que las investigaciones pongan claridad sobre este terrible acontecimiento.

Comentá la nota