González: "La final la perdió Peñarol".

En su autocrítica, el pivote del equipo marplatense dijo: "Los malos cierres nos impidieron ganar el título".
Los ecos de la final de la Liga Nacional ganada por Atenas, de Córdoba, el domingo pasado, aún no se acallaron. Ya hablaron los ganadores, en medio de sus festejos; ahora van apareciendo las reflexiones de los perdedores.

Román González, el pivote de Peñarol, de Mar del Plata, medalla de bronce en Pekín 2008 y uno de los hombres más dominantes de la serie en la que finalmente se quedó con las manos vacías, analizó la definición del torneo. "La bisagra fue ese 5to partido que tuvimos para ganar en Córdoba y lo perdimos. Les hubiéramos trasladado la presión a ellos, pero fue al revés. Nosotros en el 6to juego estuvimos muy desesperados. El 12-0 del arranque nos complicó muchísimo; si bien tuvimos una remontada, Atenas siempre contó con el control y jugó con nuestra cabeza", señaló.

También se refirió al arbitraje, que fue muy permisivo en toda la serie. "Aunque no me gustó el nivel, sería mediocre que responsabilizara a los árbitros. La sensación es que la final la perdió Peñarol. Salvo el 6to playoff, que fue el peor nuestro, en los otros los malos cierres nos impidieron ganar el título".

Asumió responsabilidades y reconoció méritos del rival: "Con los jugadores y el cuerpo técnico que tiene, Atenas siempre sabe qué hacer y cómo jugar. Nosotros no entramos con la concentración exigida y jugamos muy mal el momento clave. Me dolió mucho perder la final", se sinceró.

Además, Román González ratificó que la prioridad para la temporada próxima respecto de sus servicios la tiene Peñarol. Con respecto a su participación en el Premundial con la Argentina, afirmó: "Siempre voy a estar disponible para la selección".

Por su parte, el técnico Sergio Hernández hizo un análisis muy rápido de la situación: "Tuvimos tiros para definir el 5to partido, los fallamos y ellos de contraataque nos metieron un gol decisivo. A veces se merece ganar un partido pero se lo pierde. Igual, el balance es positivo porque hicimos un buen básquetbol y cumplimos dignamente en la final. El mérito de Atenas fue habernos planteado un juego al que no estábamos acostumbrados".

Comentá la nota