Gómez trabajó simulando ser médico en el Estado

Se conoció ayer que estuvo entre 2006 y 2007 en la Dirección de la Niñez donde hasta hizo recetas.
Carlos Gómez, el concejal de Chimbas que fue procesado judicialmente el viernes pasado por usurpación de título de médico, trabajó para el Estado bajo ese rol profesional y hasta hizo recetas. Fue en la Dirección de Niñez, donde estuvo contratado entre mediados de 2006 y fines de 2007. Todos los datos los confirmó ayer el titular de esa área, Jorge Toro, que estaba al frente de esa área entonces y sigue estándolo hoy.

Gómez nunca presentó el título en Desarrollo Humano y aún así el chimbero llegó a recetar, según confirmó el funcionario. Aseguró que se enteraron que hizo recetas recién ahora, porque "surge de la denuncia presentada".

Si bien Toro dijo a este diario ayer por la tarde que "nunca lo contratamos como médico y nunca se lo remuneró como tal. Se lo contrató como colaborador inmediato del médico de planta y no diagnosticaba ni recetaba", al minuto dijo que "hizo un par de recetas en el último tiempo y la verdad que teníamos confianza en él ya que venía con membrete y sello".

Consultado sobre qué recetas hizo Gómez, Toro dijo que "son recetas vinculadas con resfríos, bajo ningún aspecto archivadas o de riesgo". Y agregó que "él cuando recetó, recetó de favor, porque nunca se lo contrató como médico".

En una entrevista para Radio Antena 1, ayer por la mañana, Toro dijo, cuando se le preguntó en calidad de qué contrataron a Gómez, que "él (por Gómez) se presenta como médico, manifiesta que en esos momentos está terminando los trámites de inscripción, o sea, el trámite de título en la facultad. Nosotros tenemos un médico de cabecera que es el doctor Héctor Martínez que se ha jubilado hace muy poco, y él (Gómez) junto con otros empleados empezó a hacer una tarea de acompañante o de administrativo dentro de la Dirección".

El funcionario siguió relatando a la emisora que "con posterioridad él presenta una matrícula por la cual nos manifiesta que había hecho la inscripción correspondiente ante Salud Pública y presentó un sello y una matrícula (sólo un número, que ahora dicen en Desarrollo Humano que debe ser el que denunció Salud Pública como correspondiente a una médica) en ese sentido y empieza a firmar de esa manera".

Consultado por la emisora sobre qué controles hizo el Estado para contratar a Gómez, Toro dijo que "cuando lo contratan, entiendo que en el circuito administrativo incorpora una serie de documentación, inscripciones en la AFIP, inscripciones en Rentas, el curriculum de él donde manifiesta que él es médico". La contratación de Gómez estuvo a cargo de Toro -ya que la Dirección es autárquica- y fue ratificada por el entonces ministro Roberto Correa.

Toro dijo en Antena 1 que "él se presentó alegando una tarea social que venía realizando y se ofreció a hacer trabajo ad honorem". Fuentes calificadas aseguraron que en la Dirección siempre le pedían al chimbero que lleve la matrícula para hacerle el sello porque pensaban que "algo pasaba". Agregó que se supo que el piquetero una vez le pidió a una alta funcionaria nacional de Desarrollo Social, que le diera una mano para acelerar la entrega del título del hijo que estaba "trabada".

Así, pese a que oficialmente niegan que lo hayan contratado como médico, igual había interés en que presente el título. Toro lo explicó a este diario diciendo que los papeles se los pedían insistentemente porque querían promoverlo y que incluso perfilaba para quedarse en el cargo que dejó Martínez. "Nosotros nos sentimos estafados en nuestra buena fe, porque a él se le dio un trato de médico, realmente", dijo el funcionario en la radio.

Comentá la nota