Goma pinchada.

Stepanek, con problemas físicos, dominó a un Mónaco sin respuestas y se terminó de manera lógica la aventura en la cancha rápida de Ostrava. Antes, Delpo paseó a Berdych para poner el empate. Olé analiza lo que pasó el fin de semana.
Prometemos que, desde hoy, ya no haremos especulaciones sobre la rodilla de Stepanek. Que descanse, tenga una buena recuperación y que vuelva cuando pueda al circuito para mostrar ese tenis tan vistoso que tiene. Lo sufrimos ayer, pero qué linda experiencia verlo jugar...

No nos ocuparemos más de él, sino de analizar qué pasó en la derrota argentina por 3-2 en Ostrava, que impide que el equipo finalista en 2006 y 2008 llegue a semi (o más) de la Davis. No hay que perder de vista, como inicio, que se cumplió la lógica: el equipo checo era favorito, por el nivel de sus jugadores, la localía y la superficie (el mismo Tito Vázquez les daba un 60% de chances). La baja de David Nalbandian por operación de cadera, su inactividad hasta 2010, había inclinado el asunto del lado de los locales.

Con o sin Stepanek, el planteo de Vázquez era ganar tres singles, incluyendo obviamente dos de Del Potro. El asunto se facilitó con la baja de Radek para el viernes, pero no modificaba el pensamiento de Tito: el primer punto de Mónaco contra Berdych sería la clave de la serie. El capitán creía que, por el tipo de juego y la resistencia de Mónaco, a Tomas se le podía complicar, como finalmente le pasó. La nota negativa fueron las respuestas anímicas de Pico: se esforzó como siempre, aguantó los dolores de tobillo, corrió las imposibles, pero el lapsus del single del viernes (dos doble faltas en 1-2 del cuarto set) y el 5-4 y saque desaprovechado ayer, hablan de bajones inesperados. Nunca estuvo cerca de ganar, es cierto, pero tampoco pudo encontrar la calma necesaria para pensar en positivo. A eso le sumó dificultades de origen para jugar en esta superficie frente a un "juguetón" como Stepanek: falta de convicción para ir a cerrar los puntos adelante cuando lo tenía a Stepanek corriendo, fallas en la volea, imprecisiones en los passing-shots y drops... Acostumbrado a la superficie de goma del Cez Arena, Radek toqueteó, jugó voleas, sobrepiques que levantaron a los 7.500 locales. No estuvo al 100%, pero igual le alcanzó.

El resultado refleja el presente del tenis nacional: hoy, Del Potro y un Nalbandian en buena forma son los únicos que pueden con los jugadores de nivel fuera de nuestra frontera. Es lo que nos toca: Cañas ya no piensa en el ranking, Chela y Schwank no encuentran nivel, Vassallo no es amigo de las canchas más veloces, Calleri piensa en el adiós... Leo Mayer sigue siendo un proyecto interesante, pero recién se mete en el nivel ATP... Para los formadores de jugadores en nuestro país: si bien casi no existen superficies como la de Ostrava en el circuito, hay que trabajar con los golpes, efectos y estrategias típicos de canchas rápidas, que son mayoría en el circuito.

"Es una decisión mía, mi absoluta responsabilidad", dijo Vázquez sobre la decisión de no poner a Del Potro en el doble. El DT no lo veía listo por sus 20 años. ¿Era Delpo una carta de triunfo? Incomprobable. Lo que sí, hay que repensar el doble. ¿Cómo se prepara una pareja estable de Copa Davis? Quizá haya que buscar por el lado de Delpo-Nalba para 2010.

Comentá la nota