Golpistas acusados

La Corte Suprema hondureña aceptó la acusación de la fiscalía general contra los mandos militares por abuso de autoridad y expatriación ilegal contra el presidente Manuel Zelaya.
La Corte Suprema hondureña aceptó la acusación de la fiscalía general contra la cúpula golpista por abuso de autoridad y expatriación ilegal contra Manuel Zelaya. El presidente de la Corte, Jorge Alberto Rivera, citó ayer a los miembros de la Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas a prestar declaración en relación con expulsión del país del presidente el 28 de junio pasado. Los seis jefes militares, incluido el general Romeo Vázquez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, deberán comparecer este jueves ante el juez para entregar sus testimonios sobre los hechos ocurridos el día del golpe.

El miércoles pasado, el fiscal general Luis Alberto Rubí junto con el fiscal de lucha contra la corrupción Henry Salgado solicitaron al alto tribunal la detención y toma de declaración de los oficiales de la Junta: el jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Vázquez; el subjefe del Estado Mayor, general Venancio Cervantes; los jefes del ejército, Miguel Angel Gracia Padgett; de la fuerza aérea, general Luis Javier Prince; de la fuerza naval, contraalmirante Juan Pablo Rodríguez y el inspector general de las fuerzas armadas, general Carlos Cuéllar. Desde la fiscalía se acusó a la cúpula militar por los delitos de abuso de autoridad y expatriación –-prohibida en su Constitución– contra el depuesto mandatario Zelaya en junio pasado.

Juan Carlos Sánchez Cantillano, uno de los abogados de la defensa, salió a minimizar el hecho. "La comparecencia de los jefes militares ante la Corte es para que se lleve a cabo la declaratoria de los imputados. Es para que se discuta sobre el tema y decida el juez cuáles son las medidas a tomar", dijo en declaraciones radiales a la emisora HRN. El abogado señaló que, la semana pasada, la defensa militar interpuso una solicitud de presentación voluntaria y que, por tanto, la citación enviada por el juez Rivera responde a ello. "Nosotros habíamos propuesto ir a declarar. En aras del derecho de defensa, previo a cualquier resolución del tribunal o que el juez deba emitir, dejamos de manera expresa la voluntad que tienen los comandantes de someterse al día y a la hora que el juez natural que designe la honorable Corte Suprema de Justicia lo establezca", afirmó para Radio América.

La decisión de la Corte Suprema coincide con el inicio de una semana crucial en Honduras. El Congreso nacional debatirá en estos días la posibilidad de otorgar una amnistía para todos los involucrados en el golpe, en un intento de superar la crisis política reinante. "Debe haber perdón para todos", señaló el presidente electo Porfirio Lobo, quien respaldó al golpe y ganó los comicios del 29 de noviembre pasado en los que votó menos del 50 por ciento del electorado. "Los hondureños fueron a las urnas a votar por la paz, y aquí no debe haber ni vencidos ni vencedores", afirmó Lobo, y sostuvo además que la amnistía es el primer paso para la reconciliación nacional.

El canciller del gobierno de facto, Carlos López, afirmó ayer al diario La Tribuna que la reconciliación llegará una vez que Porfirio Lobo asuma el poder, y argumentó que las elecciones fueron el primer paso. "La situación es conocida: muchos gobiernos han suspendido su relación con Honduras, pero pienso que no será tan difícil restablecer relaciones para el nuevo gobierno, principalmente por la realización de las elecciones", aseveró el funcionario en sus declaraciones.

Entretanto, el depuesto presidente Manuel Zelaya criticó duramente la medida tomada por la fiscalía general. Desde la Embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado desde el 21 de septiembre pasado, el mandatario destituido aseguró que la acción judicial emprendida por Rubí y Salgado busca ocultar la verdad de lo ocurrido el 28 de junio y darles impunidad a los generales. "Si se está diciendo que las fuerzas armadas cometieron un error, pues ese error fue un golpe de Estado militar, el cual fue después confirmado por el Congreso nacional. Si sabían que los militares habían cometido un error, el Congreso no podía destituirme, no tenían ninguna facultad para hacerlo, lo que hubiera pedido era que regresara directamente a mi puesto como presidente", concluyó.

"Héroe" de los industriales

Cómplice del golpe contra Zelaya, la Asociación Nacional de Industriales de Honduras (ANDI) declaró "primer héroe nacional del siglo XXI" al presidente de facto Roberto Micheletti por su labor tras el golpe de junio pasado. El presidente de la ANDI, Adolfo Facussé, resaltó que Micheletti es un "personaje de primerísima actualidad" porque es quien "detuvo a Chávez (presidente de Venezuela) y es el que dio la batalla contra (José Miguel) Insulza (secretario general de la Organización de Estados Americanos)". Facussé añadió que Micheletti también "se supo enfrentar a los gobiernos de la Argentina, Brasil y España", que entre muchos otros condenaron el golpe de Estado a Zelaya, pidieron su restitución y desconocieron los pasados comicios presidenciales. Es "un ejemplo para el mundo entero", afirmó el empresario golpista.

Comentá la nota