Golpismo es mentir

Antes de hablar, quisiera decir unas palabras.

Osvaldo Cáffaro tiene que terminar su mandato, para el que ha sido electo el 28 de octubre de 2007 hasta el 10 de diciembre de 2011, con el 38,93% de los votos.

Incluso tiene todo el derecho a postularse por 4 años más, como lo han hecho todos los intendentes que tuvimos desde el inicio de esta etapa democrática, con suerte dispar.

Pero esta certeza no es una patente de corso para gobernar, ignorando a quienes otorgaron ese mandato: los votantes.

Mucho menos para gobernar en secreto, ocultando la mayoría de los decretos que firma, como los dos decretos que casi duplicaron el sueldo básico de sus principales funcionarios en dos meses, y que sólo el ciudadano pudo conocer después de su publicación en Zárate Informa, ya que permanecen ocultos.

Nadie puede oponerse a que un alto funcionario municipal cobre una buena remuneración, pero sí ofende a la decencia que se autobeneficien a espaldas de todos, y de sus propios trabajadores, en medio de una situación económica general que empieza a complicarse como hace 10 años.

La austeridad es una virtud de todo buen gobernante, y la transparencia sólo va de la mano de esa austeridad.

¿Será por este tipo de noticias que los altos funcionarios Pablo Giménez y José Luis Berton bloquearon el acceso a Zi en las computadoras que usan los empleados en todas las dependencias municipales, mientras pueden acceder a los sitios de los dos diarios locales, que levantan la información exclusiva de Zi dos días después, disfrazada y sin mencionar la fuente?

Resulta paradójico que dos funcionarios que no son de Zárate tengan ese poder discriminatorio hacia un medio que sólo ha publicado noticias verdaderas.

Tal vez les resulte peligroso que sus empleados puedan leer el nuevo estatuto de la CEZ, que el propio Municipio desconoce, como desconoce los balances de una empresa cuyos millonarios ingresos provienen exclusivamente de concesiones municipales.

Escuché por allí que la razón de la censura a Zi fue que algún empleado posteaba comentarios desde su lugar de trabajo…¿Y si les digo que otros empleados postearon desde Zaragoza? ¿No es gracioso?

No. No es gracioso que el Estado te censure por decir la verdad.

Ñan fi fru fi, fa li fru fi, fa li friuli

Tambien me ha sorprendido la acusacion de "golpistas" a quienes demandan transparencia en las licitaciones de obras públicas por un monto cercano a 410 millones de pesos, que serán provistos por el Gobierno Nacional a nuestra ciudad como moneda de cambio de la nueva fe kirchnerista pronunciada este año por el intendente.

-"Hasta ahora no nos han pedido nada", decía Osvaldo hasta minutos antes de presentar la boleta que lo pegaba a Kirchner, Scioli, Díaz Bancalari, o a las hijas de Hugo Bacci y Edda Acuña.

Obviamente el acuerdo venía de mucho tiempo atrás, lo que desató la primer crisis interna del gabinete en el 2008, con la abrupta salida de quienes no se identificaban con el kirchnerismo.

Para no extenderme sobre varios casos de "desprolijidades" en cuanto a la transparencia de la gestión, -casi todos revelados por Zi-, me centraré en el tema que provocó el pedido de interpelación al Intendente, y el consecuente pánico de sus asalariados que creyeron ver en Coria al Brigadier Capellini (*): el caso Friuli.

En junio nadie sabía nada de un juramento firmado por Caffaro con De Vido, por el que curiosamente el zarateño se comprometía a iniciar las obras de remodelación de Plaza Italia dentro de los 30 días de recibido el "anticipo financiero".

Sin embargo, gracias a una nota de Zi nos enteramos en septiembre de una historia que nunca había sido manifestada por las autoridades en su momento.

Parece que el "juramento" se firmó el 10 de marzo, y el "anticipo" para el Anfiteatro llegó en mayo, antes que el de las demás obras.

¿Porqué llegó el dinero para la Plaza Italia tan rápido, siendo que era de las obras menos prioritarias para la ciudad? Misterio.

La cuestión es que segun se explicó ahora, a partir del 27 de mayo le corrian los 30 días a Caffaro para iniciar las obras, cómo había prometido "bajo juramento", pero en lugar de llamar a la licitación que correspondía por el monto, decidió contratar a Grupo Friuli SRL en forma directa.

Pero como no se podía contratar una obra de ese monto por contratación directa, el 8 de junio tuvieron que convocar a la Licitacion Privada 04/09, cuyos sobres se abrieron el 7 de agosto, adjudicándose el 13 de agosto a la misma empresa que venía percibiendo pagos en forma directa desde junio: "Grupo Friuli SRL"

La licitación se hizo por el monto total de la primera etapa, de $248.000.-, y en el texto del decreto no se hace mencion alguna a una contratación previa, ni a descuentos a deducir a la ganadora por esos trabajos previos.

De todo esto nos enteramos recién el 24 de septiembre por las explicaciones del Arq. Casadidio (ver nota), luego de que nuestro sitio publicara el extraño Decreto 407/09 del 13 de agosto el 21 de septiembre (ver nota), donde se adjudicaba una obra 45 días después de inciada.

Después se sumó a empeorar la situación el domicilio falso puesto por la empresa en la licitación, y la particular situación financiera que mantiene con numerosos cheques rechazados por entidades bancarias por falta de fondos.

Casadidio no tenía el 24 de septiembre en sus manos ningún papel que acredite sus dichos acerca de la "contratación directa" del Grupo Friuli en junio, ni del convenio firmado en marzo donde el Municipio le juraba a Nacion que comenzaría esas obras de Plaza Italia dentro de los 30 días de recibido el anticipo de dinero.

Es extraño, ya que mostrando esos papeles se hubieran disipado rápidamente todas las dudas sobre la situación, reduciéndose a un error administrativo para cumplir una promesa a Kirchner.

Por eso ahora no sirve acusar de "golpistas" a los que simplemente reclaman esa documentación y cuál es la verdadera situación de la compensación de facturas con la CEZ.

Lo que verdaderamente sirve, en forma urgente ya que pasaron 10 días desde las explicaciones de Casadidio, que se muestre toda la documentación de la obra, por un lado, y se aclare quien le debe a quien con la CEZ.

Si esto no se hace, en el ámbito que sea, los únicos golpistas -que nadie en su sano juicio seguirá-, serán los que insistan en gobernar en secreto.

Comentá la nota