Golpes y amenazas en la Convención Municipal

Un accidentado final tuvo la sesión que realizó anoche cuando mapuches intentaron agredir y amenazaron a varios de los Convencionales. Fue rechazada por 11 a 1 la propuesta de Susana Lara que quería incluir a la Comunidad Paisil Antriao en la Carta Orgánica
El movimiento en el Centro de Convenciones Arrayanes se inició sobre las 18.30, cuando se empezaron a concentrar varios representantes de las comunidades mapuches de la región y algunos integrantes de movimientos sociales que trabajan en nuestra localidad, cortando el acceso al estacionamiento del mismo con pancartas y banderas.

Desde esa hora se podía anticipar que la sesión no iba a ser tranquila por lo menos en el momento de la votación de la inclusión o no de los pueblos originarios en la carta orgánica municipal.

Luego de aproximadamente una hora de sesión, se llegó al punto de conflicto que era el de incluir en el capítulo de Garantías un artículo de pueblos originarios presentado por la convencional Susana Lara del Socialismo.

El Articulo decía: "Pueblos originarios, El municipio de Villa la Angostura, reconoce la preexistencia de los pueblos originarios y a las familias descendientes de los mismos en la región. Garantiza el respeto a sus derechos, su identidad y promueve el derecho a una educación que difunda sus valores culturales, adhiriéndose a las normativas vigentes en el orden nacional y provincial en materia indígena".

Articulo que fue rechazado por una abrumadora mayoría con 11 de los 12 convencionales en contra.

Al finalizar la sesión un Lonco de los Mapuches Neuquinos hace uso de la palabra y se dirige a la convención, marcando una "triste sensación por ser un hecho consumado" la negación del pueblo mapuche por parte de la municipalidad, habla acerca de la violación por parte de la convención del derecho mapuche y de una política de "restitución" con sentido de justicia por parte del estado Argentino, también deja claro que van a recurrir a la corte suprema de Justicia y a la corte Interamericana para revertir la decisión de la Convención".

La agresión

Al terminar de hablar, algunos de los presentes empezaron a gritar consignas en mapuche y el ambiente parecía listo para reventar, cosa que sucedió a la salida de los convencionales, cuando varios de estos fueron agredidos por algunos de los "mapuches" presentes en forma física y directa aparte de amenazas del tipo "mejor vos callate", y algún insulto lanzado desde la impunidad del anonimato.

Como sociedad debemos impedir y rechazar este tipo de hechos, sobre todo por la gravedad de los mismos ya que golpearon y rasguñaron a algunos convencionales, que son los representantes del pueblo de Villa la Angostura para la redacción de, nada más ni nada menos, que nuestra Carta Magna municipal, y estar atentos a algunas actitudes que bien podrían calificarse como secesionistas fomentadas y amparadas por organizaciones que trabajan para lograr la desintegración y el enfrentamiento de la sociedad Argentina tratando de lograr objetivos que no pueden alcanzar a través de la vía democrática ya que su mensaje difícilmente puede ser dicho en forma clara.

Todo esto ocurre bajo la mirada distraída de nuestros gobernantes, que prefieren seguir jugando a la avestruz en lugar de asumir la responsabilidad que les corresponde, y poner un coto definitivo a estos grupos que muy rara vez muestran su verdadero rostro.

Cuanto queda para escribir y hablar del tema indígena; pero la realidad es que no todos los Argentinos nos consideramos genocidas ni creemos que tenemos deuda moral alguna con ninguno de estos grupos.

En un estado de derecho, tienen la posibilidad de reclamar lo que quieran, pero las mayorías son las que deciden y en este caso Villa la Angostura les dijo NO.

Comentá la nota