Golpe a la Gestión

La salida de Reninson representa un golpe político que la gestión buscará amortiguar lo antes posible. Por alguna razón, el Intendente Gutiérrez no pudo actuar antes; quizá por tratarse de un amigo o por no tener reemplazantes.

El desenlace prueba que tampoco pudo suturar la sangría que produjo el mismo Reninson, cuando hizo público cuestionamientos contra miembros del gabinete, y anunció su intención de dejar el cargo.

Con la renuncia en la calle, muchos allegados del gobierno aseguran que la situación en el gabinete era insostenible. Lo que en realidad dicen, es que el intendente no vio lo que todos, ahora dicen haber visto.

El otro costado que se reciente es el vinculado a la relación con las organizaciones vecinales.

La secretaría tuvo la capacidad como casi ninguna otra área del gobierno, de contener, dialogar y canalizar las expectativas de asociaciones muy activas en el distrito.

Comentá la nota