"Es un golpe muy duro".

"Para mí, la decisión es apresurada. Estoy 12° en el campeonato y es el mejor Toro", dice Pecho, dolido.
Muchos lo apuntan con el dedo índice por haber sido el culpable. ¿Ir más rápido que casi todos es tener la culpa? "Y... si hubiese levantado un poco quizá no se armaba lío", piensa más del 70% de sus colegas. "Iría contra mis principios, jamás voy a especular", responde José María López. Enterado de los cambios reglamentarios que atacan a los Torino, es bueno comenzar por sus dichos. Acá van: "Es muy apresurado. Para nosotros es un golpe muy duro. No es un cambio menor. La diferencia en la última carrera fue notoria, pero habría que ver cómo reacciona el auto en otra pista. Hay mucho dinero puesto en ese coche y horas de trabajo. Mi auto no anda solamente por el motor. En Mar de Ajó y Balcarce tenía la misma potencia y andaba atrás de los 20.

-¿Cómo aceptás esto?

-Lo tengo que aceptar a la fuerza, el reglamento está abierto. Así que si le caen mal estos cambios, ojalá que se pueda dar marcha atrás. No es fácil asumirlo. Día a día se trabaja mucho para ganar carreras y lo primero que se hace si ganás es buscar la manera para que estés más atrás, equiparar para abajo. Yo estoy 12° en el campeonato...

-¿Pensás que la novela que se generó luego de Termas le sacó mérito a vos y al equipo?

-Totalmente, se olvidaron de quién va arriba y de los que están abajo. El HAZ hizo este auto detalle por detalle. Marca la diferencia con todos los otros autos. Desde que me volví de Europa seguí en el mismo camino, entrenando el físico, concentrándome, aprendiendo más y más. Cuando pasan estas cosas...

Será para Rafaela, sin vueltas, la quita de ocho décimas en la compresión de los Cherokee que equipan a los Torino. De 10 a 1 pasarán a 9,2 a 1, como los que usan los Dodge. Y 20 kilos más de peso mínimo. "La marca tiene algunas ventajas técnicas que no sólo están en los motores. La quita de compresión sería una buena salida", opina Fabián Giustozzi, preparador de los fierros de Pato Di Palma y Ariel Robbiani, entre otros. Al igual que Castellano, está de acuerdo con que les saquen ventajas a sus motores. Es, como mínimo, extraño. ¿Ni un cachito de bronca?

"Habrá una merma de diez caballos, más o menos", cierra Pato Di Palma. En Rafaela, lugar de gran velocidad final, esto debería pegar duro. Porque ahora tiene la misma compresión de los Dodge, pero la aerodinámica de los Toros es más vetusta. Y arriba, a gran velocidad (en el óvalo rozan los 270 km/h), suelen plantarse. El viernes 22, en los ensayos y la primera clasificación, sabremos si se pasaron de largo o no.

Comentá la nota