El día del golpe "cumplimos la misión que se nos encomendó"

El jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Honduras, general Romeo Vásquez Velásquez, dijo ayer a Clarín que temía que el ingreso a su país del presidente depuesto, Manuel Zelaya, cause disturbios y violencia, aunque admitió que, pese a ello, no había dispuesto un despliegue excepcional de tropas.
El militar fue la autoridad que llevó a cabo la orden judicial que el 28 de junio pasado dispuso la detención del mandatario constitucional en su domicilio y el traslado en pijama a Costa Rica. El hecho fue repudiado como un golpe de Estado por la comunidad internacional que reclama la reinstauración de Zelaya.

Las autoridades del régimen niegan haber violado la ley y lo mismo afirma este militar.

"Es posible que, cuando llegue Zelaya, haya violencia. Pero nuestra orden es custodiar la seguridad interna", le dice a este enviado.

¿La seguridad interna? Pero el ejército no debe hacer vigilancia local. ¿Eso no es una aplicación de la doctrina de seguridad nacional que amparó a tantos gobiernos de facto en el pasado?

Bueno, esa es nuestra misión, según la ley. En Honduras, hay una diferencia con la policía. Nosotros cuidamos la seguridad interna, y ellos vigilan el orden público.

En un reportaje concedido a Clarín, el presidente de la Corte Suprema de Honduras, Jorge Rivera Avilés, admitió que usted y la cúpula militar pueden ser sometidos a proceso por el golpe ¿Sabe algo de eso?

No, a nosotros no nos ha llegado nada ni tuvimos ninguna citación. Así que ahora debemos esperar.

¿Pero qué hará si le llega?

Esperemos que no. Pero déjeme decirle lo que hemos dicho siempre, incluso desde el 28 de junio: nosotros sólo cumplimos órdenes. Nos dijeron que debíamos detener al presidente Zelaya y así lo hicimos.

¿Pero no fue ilegal hacerlo? ¿No fue un golpe de Estado?

No puedo entrar en esas discusiones. Soy un soldado y cumplo órdenes. Si fuera el Jefe del Estado podría responderle. Lo único que hemos hecho es llevar adelante una misión que se nos encomendó.

¿Volvió a hablar con Zelaya?

No, no después de aquel día.

Comentá la nota