En golpe comando a un club de Maipú asesinaron a empleado del municipio

La banda ingresó a robar y mató a un hombre de 51 años. Hubo detenciones y hoy serán las imputaciones.
Un empleado de la Municipalidad de Maipú, de 51 años, fue asesinado ayer a la madrugada de un balazo en el tórax durante un violento golpe perpetrado en la sede del club Asociación Española de ese departamento, donde los malvivientes se alzaron con 1.500 pesos en efectivo, las pertenencias de las víctimas y una moto, tras reducir y golpear a las 20 personas que se encontraban en el lugar.

Con este crimen, ya son cuatro las personas asesinadas en tan sólo 8 días: en lo que va del 2009 se ha registrado un homicidio cada dos días. También, este es el primer caso del año en que una persona es asesinada en ocasión de robo, ya que los tres casos anteriores fueron, dos en riña y uno pasional.

Luego de un gran despliegue policial, el cual incluyó varios allanamientos en viviendas de Maipú, personal de Investigaciones y de la Policía departamental capturó a siete sujetos –entre los que se encuentra un menor de 17 años–, quienes conformarían la totalidad de la banda que terminó con la vida del empleado de la comuna, identificado como Ricardo Daniel Baccaro.

Los detenidos fueron llevados en un primer momento hasta la Alcaidía y luego trasladados hasta el Palacio Policial, donde hoy serían imputados por la fiscal de Maipú-Luján, Claudia Ríos, por homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego.

Durante la mañana de ayer, familiares y amigos de Baccaro se congregaron en la vivienda de la víctima, ubicada en la manzana B, casa 4, del barrio Maugeri. “Todavía no sabemos nada. Nadie nos explicó que pasó ni por qué lo mataron”, se limitó a decir Mauricio, uno de los hijos del hombre. “Cada

vez está peor esto. No se puede salir ni a la calle ya, es una locura lo que está pasando”, se quejó otro de los familiares de la víctima.

Los restos de Baccaro fueron velados durante la noche de ayer y hoy serán inhumados.

Violento. Eran las 11.45 y Baccaro se dirigió, como todas las noches, hasta el club Asociación Española, ubicado en la esquina de calles Ozamis y España, donde se iba a juntar con sus amigos a jugar a las bochas y al truco.

“Todas las noches vienen las mismas personas y se juntan a comer en la cantina del club, que está ubicada al fondo, y después juegan a las bochas o a las cartas. Es gente muy pacífica la que viene acá”, contó a El Sol, el presidente del club, Ernesto Romero.

En un momento, mientras unas veinte personas, entre las que estaba Baccaro, terminaban de comer y estaban por comenzar a jugar al truco, fueron sorprendidos por una banda integrada por cinco o seis sujetos encapuchados y armados, que violentamente les ordenaron a todos los presentes que se tiraran al piso.

Segundos antes de esto, el empleado municipal había ido al baño, por lo que no sabía lo que estaba pasando afuera. Mientras, los delincuentes, que tampoco sabían que había un hombre en el sanitario, comenzaron a despojar a las víctimas de todas sus pertenencias. Así fue como se alzaron con 1.500 pesos en efectivo, celulares y una moto.

Varios de los damnificados fueron brutalmente golpeados. A tal punto que uno de ellos, identificado como Mario Arabel, debió ser internado por presentar un fuerte golpe en la cabeza producto de haber recibido un fuerte cachazo.

Pero en el instante en que los asaltantes estaban por darse a la fuga, Baccaro salió del baño, y fue en ese momento cuando los malvivientes se percataron de su presencia.

El hombre corrió nuevamente hasta el sanitario e intentó ocultarse, pero uno de los delincuentes rompió la puerta de una patada y sin titubear le disparó a la altura del tórax.

Recién entonces, la banda se dio a la fuga. Rápidamente, las víctimas dieron aviso al 911, pero como los minutos pasaban y la ambulancia no llegaba, decidieron trasladar a los dos heridos en un auto particular hasta el Hospital

Paroissien.

A pesar de los esfuerzos de los médicos por intentar salvar la vida del empleado municipal, alrededor de la 1 finalmente dejó de existir, convirtiendose así en la cuarta persona en ser asesinada en ocho días.

Gracias al aporte de los testigos más la información policial, se detuvo a la

presunta banda que actuó en el golpe, cuyos integrantes serán imputados hoy por la fiscal departamental.

Comentá la nota