Golpe a la clase media: suben colegios, prepagas y expensas.

También volvieron a aumentar los alimentos, luego del freno preelectoral.
A partir de este mes y también en setiembre, el ajuste en los precios de ciertos bienes y servicios que hasta ahora estuvieron contenidos, van a impactar de lleno en los bolsillos de la clase media.

A las ya suculentas facturas de la luz y el gas que llegaron en julio, y al aumento de los seguros de los autos, se suman la suba de las expensas; un alza en las cuotas de los colegios privados de la provincia de Buenos Aires y el inminente incremento en las cuotas de las empresas de medicina privada.

En líneas generales, todos los rubros sufrieron ajustes atados a una suba de los salarios aprobados en las paritarias. El aumento en las expensas, por ejemplo, obedece a un alza salarial acordada con el gremio de los porteros de $ 380, entre otros ítems que abultan las liquidaciones de los consorcios. La medida va a repercutir en una suba en las expensas estimada entre 25% y 30%, según Marcos Bergenfeld, presidente de la Federación Argentina de Consorcios (FAC).

"No nos oponemos al aumento salarial de los encargados pero es penoso para los consorcistas que no pueden pagar este nivel de expensas", comentó el abogado, quien agregó que, en la Capital Federal, "se rematan unos 300 departamentos por año debido a la imposibilidad de la gente de pagar las expensas".

Por otra parte, los hogares que tienen chicos en edad escolar, también van a sentir el golpe en sus presupuestos tras un aumento del 10% al 25% en las cuotas de unos 3.500 colegios privados de la provincia de Buenos Aires.

En el caso de las prepagas, el aumento salarial que reclama el gremio de la Sanidad va a ser trasladado a las cuotas de los usuarios a partir de setiembre, cuando está prevista una suba del 12% y otra del 7% que llegará con la mensualidad de diciembre.

A este combo, se agregan los incrementos que registraron muchos productos de la canasta alimenticia después de las elecciones, cuando las empresas de consumo masivo empezaron a recibir autorizaciones de la Secretaría de Comercio para retocar los precios.

La incidencia de esta ola de aumentos en la inflación se va a reflejar, por lo pronto, en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de julio, que se dará a conocer en los próximos días. Los economistas calculan que será superior al 1%.

"Cuando se están manejando pujas salariales de alrededor del 20% y una variación similar del tipo de cambio, entre otros factores, no es esperable que la inflación se desacelere más, como venía ocurriendo en la primera mitad del año", explicó el economista Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica.

Por el lado del alza de las tarifas, Ricardo Delgado, de Analytica, advierte: "Hoy la presión fiscal es fuerte, los subsidios hay que reducirlos y eso tiene un costo inflacionario importante".

Comentá la nota