Golpe al Bolsillo: Modelo Transporte

La intención del Ejecutivo municipal de elevar el boleto de pasajeros, de 1 a 1.50 pesos, quedó seriamente comprometida ayer, tras la realización de la audiencia pública en el Concejo Deliberante, en la que la totalidad de los participantes rechazaron esa posibilidad, y cuestionaron severamente el servicio que brinda Patagonia Argentina.
En el espacio de reflexión ciudadana no vinculante, en lo que respecta a la decisión posterior que deben tomar sobre el proyecto los concejales, 41 vecinos de la ciudad criticaron la eventual suba del boleto, que sólo fue defendida por el administrador de la empresa, Jorge Moreno, y justificada por los secretarios de Gobierno y de Economía, Guillermo Almirón y Alejandro Jones.

Varias de las exposiciones tuvieron un alto contenido ideológico pero también primó la voz de los usuarios, básicamente estudiantes y trabajadores, que compartieron el criterio de sostener que antes de tratar la suba del boleto debería mejorarse mucho la prestación.

La ausencia de controles efectivos y permanentes por parte del municipio, la falta de creación del Ente Regulador (que regularía y monitorearía el servicio), las deficiencias (mecánicas, higiene, etc.) de las unidades y la eventual falta de cumplimiento del contrato, fueron los elementos compartidos por los ciudadanos que se acercaron ayer al Concejo.

Los vecinalistas que participaron de la audiencia, entre ellos Roberto Varela (Abásolo), Eduardo Arias (km. 5), Mateo Tula (Fontana), María Carrizo (Astra), Juan Rivarola (Mosconi), Angel Imaz (Rodríguez Peña Este), Juan Carlos Vargas (Moure), Marcela Heredia (San Martín) y Hernán Barrientos (zona norte), pusieron especial énfasis en la baja calidad del servicio y en la implicancia que la suba tendrá en los golpeados bolsillos de los vecinos.

Los partidos, agrupaciones políticas o sindicatos unieron sus voces para, junto con el rechazo del incremento, sugerir la municipalización del servicio, y prometer una movilización en las calles en el caso de que los concejales desconozcan el pronunciamiento de los vecinos en la audiencia pública.

En ese temperamento se expresaron quienes representaron a la Corriente Clasista Combativa, a la CTA, a Convergencia de Izquierda, y a los gremios judicial y docente.

En el transcurso de la reunión también hubo continuos pedidos de informes sobre los subsidios que recibe la empresa, cuestionamientos a los números que previamente se exhibieron para justificar la suba, y denuncias sobre incumplimientos laborales, el estado de las unidades y la forma en la que se viaja que –de manera reiterada- fue definida "como transporte de ganado" por la cantidad de gente que sube en los horarios pico.

La audiencia comenzó a las 10.50 y se extendió hasta las 14.50 y, salvo la dureza de algunas exposiciones, se desarrolló de manera ejemplar, tal como sobre el cierre definió el vice intendente Sergio Bohe, quien destacó algunas acciones desplegadas por el Ejecutivo para auditar los números de la empresa y reivindicó el estatuto de la audiencia pública para "escuchar" y luego tomar posiciones.

Los concejales, que hoy tienen sesión, son los responsables de definir la suerte del proyecto elevado por el Ejecutivo, que inicialmente quiso tratarse en extraordinaria, sin audiencia pública, y que luego de lo escuchado ayer quedó severamente dañado ya que al rechazo inicial de la UCR y el Provech seguramente se sumarán algunas voces del propio oficialismo.

La Gente

Los 41 vecinos que participaron de la audiencia de ayer, en la que originalmente había 52 inscriptos, rechazaron de plano la suba del boleto de pasajeros y también tuvieron otras ideas o posiciones compartidas, como:

*La necesidad de crear el Ente regulador de servicios que controle ésta y el resto de las prestaciones.

*Se cuestionó duramente la calidad de la concesión, sobre todo en lo que respecta a frecuencias, recorrido y cantidad de unidades, lo que hace que "se viaje como ganado", expresaron.

*"Antes de discutir un aumento del boleto debería mejorarse mucho el servicio", dijeron.

*Se pidió responsabilidad al municipio sobre la prestación y se puso especial atención en los subsidios que recibe la empresa que, sólo en el plano comunal, tiene un aporte mensual de 667.000 pesos.

*No se aceptaron los números de Patagonia, tanto en lo que respecta a los costos como en la cantidad de pasajeros transportados (l.900.000 personas al año).

*Los estudiantes pidieron que se mejore la calidad del boleto universitario.

*Se remarcó la poca claridad que hay sobre los seguros que tienen cada uno de los transportados en el caso de accidente, a partir de la gran cantidad de gente que viaja en cada unidad.

*Los sectores más ideológicos de la audiencia coincidieron en sugerir la municipalización del servicio y en comprometer una movilización popular en el caso de que, pese a lo dicho por la audiencia, el Concejo decida autorizar la suba.

Los números de uno y otro

El administrador de Patagonia Argentina justificó el pedido de incremento del boleto de colectivo, que para los números de la empresa debería elevarse a 2.30 pesos, en la fuerte variación que tuvo la estructura de costos de la que surge el valor del ticket.

Luego de detallar algunas particularidades que tiene la prestación del servicio en la ciudad, Moreno recordó que tras el nuevo contrato de concesión, la empresa realizó una fuerte inversión por la que hoy el parque automotor no supera los 2 años.

En ese contexto, el transportista mencionó que la firma tiene 360 empleados y 120 unidades con los que se cubre las necesidades que tiene la ciudad y a la que se suben, anualmente, 1.900.000 pasajeros.

De acuerdo a los cálculos que mostró en la audiencia para prestar el servicio, Patagonia hoy gasta unos 3.800.000 pesos por lo que advirtió que, aparte de los subsidios que recibe, la tarifa debería elevarse a los mencionados 2.30 pesos.

La exposición del transportista sólo duró 7 minutos que, como se señaló, fueron utilizados para detallar los números, mencionar algunas particularidades generales del servicio, y adelantar que tras superar los problemas de adquisición las máquinas expendedoras de boletos estarán funcionando en las próximas semanas.

Los números de Moreno fueron cruzados con los del Ejecutivo, que fueron presentados por los secretarios de Gobierno y Hacienda, Guillermo Almirón y Alejandro Jones.

El titular de Gobierno detalló las obligaciones y la responsabilidad que el municipio tiene sobre la prestación a partir del contrato, que habilitaba el reclamo de la empresa cuando la variación de la estructura de costos superara el 9%, como ocurrió.

"En abril se cumplirá un año de la presentación, que fue debidamente analizada y que mereció la realización de 2 auditorías por parte del municipio", expresó Almirón.

El responsable de Hacienda, Alejandro Jones, tomó la posta para detallar parcialmente el resultado de esas auditorías y las variaciones de la estructura de costos, indicando que el impacto fundamental se registró en el incremento de la mano de obra (54% del servicio) y en el rubro cubiertas y reparación.

El funcionario indicó que para el municipio el costo de la prestación es de 3.087.000 pesos, 800.000 menos que para Patagonia, y tras comparar el costo de los boletos en otras ciudades (el ejemplo de Córdoba fue rebatido luego por varios expositores) consideró que -por los subsidios que recibe la empresa- el boleto debería subir a 1.50 pesos en el urbano y a 1.75 para las otras secciones, tal como se promueve desde el proyecto que tiene en análisis el Concejo Deliberante.

Comentá la nota