Godoy la Cruz.

BOCA: Boca enfrenta el domingo al equipo que le propinó la peor derrota del ciclo Ischia y que abrió las puertas del famoso cabaret. Hasta Bianchi le quiere ganar...
Fue el 28 de septiembre. No pasó tanto tiempo pero sí mucha agua bajo el puente. Boca venía en una dura seguidilla. De perder con Tigre con los grandes y de golear a Liga de Quito con los pibes, ambos en la Bombonera. De viajar a Rosario para enfrentar a Newell's por el partido postergado de la segunda fecha y de ahí, tomar un vuelo directo a Mendoza, en donde lo esperaba Godoy Cruz, para tratar de darle caza a la punta. Pero allí, en el Malvinas Argentinas, se dio la mayor catástrofe del ciclo de Carlos Ischia. Por la goleada en contra (4-1) y por lo que vino después, la cola que trajo. Por eso, ahora, hasta Carlos Bianchi apela a su celular divino para pedir por una victoria ante ese mismo rival el próximo domingo...

Después de ese partido salió del arco Caranta, en medio de un teleteatro que recién terminó hace unos días (y que sigue vía judicial). Se empezó a desmoronar el equipo, con otra derrota como local, a la fecha siguiente, con Estudiantes. Se pelearon Riquelme y Cáceres, a través de los medios. En definitiva, con ese partido en Mendoza se abrieron las puertas del cabaret versión 2008. Por todo eso, el rival de este domingo puede considerarse la cruz de este Boca de Ischia, un rival de esos que se vuelven especiales, por las ganas de revancha y de sepultar el dolor pasado.

"Esos son partidos que se dan una sola vez. Nosotros llegamos mal, fundidos después de una seguidilla, cansados, y a pesar de que hicimos el gol primero, nos desmoronamos. Pero eso no va a volver a pasarnos", explica Leandro Gracián, quien hizo el único gol de Boca en esa presentación en Mendoza. Y enseguida agrega Alvaro González, también titular en ese encuentro: "Fue un partido extraño. Recuerdo que jugamos con Vargas como volantes de contención y el Tano y Román como doble enganche. Arrancamos bien, pero en el segundo tiempo nos caímos y nos empezaron a llegar por todos lados".

Lo curioso de este revival del domingo es que no será tal, porque de aquella formación que paró Ischia en la cancha casi no queda nadie. Se trata de casualidad o maleficio, pero el arquero se fue, de la defensa (Calvo, Cáceres, Paletta y Morel) no se salvó nadie de lesión, Alvaro también está en recuperación, y Gracián y Viatri no son titulares. Los únicos que podrían volver a enfrentar a los mendocinos serían Vargas, Riquelme y Palacio, si es que se impone por sobre Figueroa. Y ninguno de ellos, claro, se lo quiere perder. De hecho, ayer Román se entrenó duro a la par de sus compañeros.

"No estuve en el otro partido, pero ahora tenemos que lograr un triunfo para seguir encaminados. Y en la Bombonera tenemos que ganar todo lo que juguemos", dice Krupoviesa, ahora el 3 titular por la lesión de Morel. Y Figueroa coincide: "Es un partido importante para nosotros y lo tenemos que ganar, más en nuestra cancha. Ojalá que podamos seguir haciendo las cosas bien".

Hasta para Bianchi es importante borrar aquel papelón. No por nada siguió parte del entrenamiento de ayer pegado al alambrado y escribió un mensajito de texto. ¿Se lo mandó a su fiel amigo de arriba?

Comentá la nota