Godoy Cruz aprovechó los nervios de Central

Los rosarinos ya están pensando en la Promoción y perdieron de local ante los mendocinos. El único gol lo anotó Iván Borghello, un ex Newell's.
Un Central nervioso, impreciso, con la cabeza puesta en el primer partido de la Promoción ante Belgrano a jugarse el miércoles en Córdoba, no pudo ante un Godoy Cruz distendido, con la continuidad en Primera confirmada, que estuvo bien parado, fue fiel a su estilo de toque prolijo y lo venció por 1-0.

Iván Borghello, un ex Newell's muy insultado por el público local, anotó el único gol a los 24 minutos del primer tiempo. Central tuvo otros sinsabores: un penal malogrado por el "Kily" González, una preocupante salida por lesión del arquero Broun y un grito de gol ahogado en el final con un envío de Burdisso que dio en el travesaño.

Generaron entre ambos un arranque tibio, sacudido por un gol de Borghello, a los 2 minutos, que fue anulado, entre muchas dudas.

Godoy Cruz se mostraba tranquilo, con su habitual circulación de pelota, que le dio frutos cuando Leiva mandó un pelotazo profundo, de izquierda a derecha, que tomó a contrapierna a toda la defensa local. Borghello, otra vez, llegó a fondo y le rompió el arco a Broun para el 1-0. El festejo del goleador, que corrió solo hasta uno de los carteles, enardeció al público y a los jugadores de Central.

Central, como pudo, buscó el empate ante un rival que se cerraba bien atrás. La primera que tuvo fue clara, cuando combinaron Lima y Zelaya y la alargaron para Gurrieri, que esquivó dos marcas y tiró desviado.

La salida de Broun, golpeado en la espalda contra el poste derecho de su valla ante un disparo anterior de Fórmica, fue un dato inquietante pensando en el compromiso del miércoles.

La esquiva tarde-noche para Central tuvo otro capítulo a los 18 del segundo, cuando Sigali cayó en el área sobre la pelota al pretender rechazar y la frenó con la mano, lo que le costó la sanción de penal, pero Cristian González lo desvió.

A los 32, Zelaya, que no tuvo un buen partido, estuvo cerca del empate cuando después de esquivar su marca remató al arco pero el guardavallas sacó con una pierna. De tanto buscar tuvo la chance del final con Burdisso, pero tampoco funcionó.

El pitazo final abrió el festejo de los mendocinos, con tres puntos útiles para su próxima temporada. La hinchada de Central alentó muy fuerte, pero no por hoy sino por lo del miércoles.

Comentá la nota