Gobiernos y productores analizaron la problemática de la fruticultura del Alto Valle de Río Negro y Neuquén

La redistribución del remanente del Plan Frutícola Integral (PFI) estimado en unos 19 millones de pesos, la flexibilización de las normas de comercialización de frutas por parte del SENASA y la posibilidad de concretar los encuentros paritarios con los gremios del sector frutícola antes del inicio de la próxima cosecha entre otros, fueron los temas centrales de la reunión concretada hoy entre el ministro nacional de Agricultura, Julián Domínguez, el Gobernador de Río Negro, Miguel Saiz y la Vicegobernador de Neuquén, Ana Pechén.
La reunión, concretada en las primeras horas de la tarde en la sede del organismo nacional en Capital Federal, tuvo también como partícipes a senadores y diputados nacionales de ambas provincias, al ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino, al Secretario de Fruticultura rionegrino, Carlos Colavita y a los dirigentes de la Federación de Productores de Frutas de esta provincia encabezados por Manuel Mendoza.

A su término, Accatino destacó como muy positivo el encuentro, señalando que el punto principal fue el de la reasignación de unos 19 millones de pesos remanentes de los 40 correspondientes al Plan Frutícola Integral (PFI) para su utilización por parte de los pequeños y medianos productores en las labores culturales previo a la próxima cosecha.

Destacó que este tema, a propuesta del ministro Domínguez, será elevado a consideración de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner en las próximas horas.

Asimismo el encuentro tuvo como tema de debate el de la flexibilización de las normas existentes para la comercialización de frutas tanto en el mercado interno como en el externo y que tienen que ver con la calidad como la cantidad que regula el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA), tema que contó con el visto bueno del ministro nacional.

Por otra parte, las autoridades asumieron el compromiso de acordar con el Ministerio de Trabajo de la Nación, antes de la próxima temporada de cosecha, la convocatoria a paritarias.

Se prevé en este sentido alcanzar con los gremios que nuclean a los trabajadores del frío, el empaque y rurales, los acuerdos necesarios para iniciar la cosecha frutícola, que se estima daría comienzos los primeros días de enero con la pera William, sin inconvenientes de tipo laboral.

En este sentido, Accatino destacó que habrá un pedido concreto y formal para que estos encuentros se realicen con la debida anticipación, posiblemente en el mes de diciembre próximo.

Otro de los temas centrales fue la continuidad de los programas de apoyo a la producción, en virtud de estar próximo a vencer su vigencia, como así aspectos que tienen que ver con la reprogramación de créditos con entidades bancarias y otros vinculados a la actual problemática del complejo frutícola. (PRENSA RN)

Comentá la nota