El gobierno de De la Rúa los unió y la Ley K los divide

A pesar de que la Ley de Medios ya fue aprobada, el debate continúa. Por eso, PERFIL juntó a dos especialistas, uno kirchnerista y otro opositor. Gustavo López y Henoch Aguiar, ambos de extracción radical, demostraron que en el Congreso faltó mucho debate técnico. De todas formas, uno se concentró más en criticar a la oposición y el otro al oficialismo.
—¿La ley se va a poder aplicar?

LOPEZ: Toda ley es modificable, pero hay ley vigente. No creo que prospere la posibilidad de inconstitucionalidad por materia federal, porque ya hay antecedentes. En cuanto a derechos adquiridos, dependerá de que quienes se sientan afectados recurran a la Justicia. Y ese es un poder independiente y habrá que atenerse a lo que diga.

AGUIAR: La ley va a entrar en vigencia. Las medidas judiciales que se planteen van a ser sobre aspectos específicos. Donde se podría declarar una inconstitucionalidad es cuando la ley indica que hay contenidos que alguno podría ofrecer y yo no podría ver. Eso puede atentar contra la libertad de expresión y el derecho a la información.

L: El tema es político. En 26 años no se pudo sancionar una ley por la presión de los grupos económicos. Y ahora acabamos de sancionar una ley sin que algunos bloques intervengan en el debate. Eso fue lo que no enriqueció lo que se pudo haber mejorado. Para mí la oposición boicoteó la ley y la sigue boicoteando.

A: Esta ley viene de un Boca-River, de una pelea política que dominó no sólo su debate sino también que influyó mucho en su redacción. Hay contenidos que no se explican porque hay dos que mucho se amaron y ahora se odian. Hablo, obviamente, del Gobierno y de Clarín.

—¿López, hay contenidos que no se explican?

L: Al trasladar la ley del laboratorio a la realidad te sobra por todos lados. Pongas lo que pongas hay siempre gente que queda afuera. La decisión es poner un límite al crecimiento de los monopolios. Se puede no coincidir, pero es lo que hay que discutir.

A: El tema es que la ley, para atacar el corto plazo, termina tomando medidas de largo plazo. Estamos de acuerdo que había algunos con mucho. Pero al nuevo cable o canal le vamos a impedir que produzca más de una señal. Lo que deberían haber sido discusiones transitorias se han transformado en prohibiciones permanentes.

—Ustedes convivieron en el gobierno de De la Rúa, ¿por qué hoy están en veredas opuestas?

A: Si nuestras veredas opuestas fuesen las de la política argentina, llegaríamos inmediatamente a una política de Estado. Porque estoy seguro que con Gustavo tendríamos un 80 por ciento de acuerdo sobre lo estructural.

L: Coincido.

—Por el proyecto de radiodifusión de De la Rúa, ¿también se enfrentaron?

A: Ahí empezamos a trabajar un proyecto entre nosotros y (Dario) Lopérfido. Cuando se hizo un borrador me retiré, porque tenía aspectos que me parecían inconstitucionales.

L: Era otro contexto, hace nueve años la concentración era diferente.

—¿Cómo se imaginan a partir de ahora al sistema de medios?

L: Yo espero que esto implique un cambio en la cultura del país. La sanción de la ley es un paso adelante enorme. Pasamos de una ley que ya no servía para nada a la oportunidad de hacer las cosas bien.

A: Con la ley del proceso se podía generar un gobierno democrático de la radiodifusión y con la ley de la democracia se puede generar uno autocrático. Sería muy bueno que el Ejecutivo resignara atribuciones que le da esta ley y las delegara en la autoridad de aplicación. Debería hacer una reflexión, si quiere pasar a la historia.

Comentá la nota