El Gobierno tuvo que defender a la familia política de Jaque

Es porque la empresa Finca Landete, de Neuquén, usó una patente incorrecta para vender tomate elaborado en Mendoza.
El escándalo que salpica a la familia política del gobernador Celso Jaque se transformó ayer en el eje de todas las discusiones internas del Ejecutivo y obligó a funcionarios de todos los niveles a salir a aclarar la participación de la esposa del mandatario, Liliana Landete, y de su hermano, Ricardo, en la sociedad que elabora tomate triturado aparentemente sin habilitación, pues usa el registro de otro establecimiento que niega haberlo autorizado para ello.

En el día de su cumpleaños 49, un golpeado Jaque prefirió no hacer comentarios sobre el tema en un breve contacto con la prensa, evitó actividades públicas durante casi toda la jornada (almorzó con el vice Cristian Racconto) y por la tardecita participó de los actos por el aniversario de Maipú.

El Vice volvió a diferenciarse al ser abordado por la prensa y se despachó con palabras críticas para la situación y la resolución o, mejor dicho, la falta de resolución que tuvo. "No se pueden perdonar determinados actos que perjudiquen el desarrollo del Gobierno y el bienestar de los mendocinos. Hoy que la sociedad exige respuestas más ágiles", dijo mostrando una vez más una profunda diferenciación con el propio Jaque (ver página 3).

El origen de esta nueva crisis gubernamental fue la denuncia por el uso de un registro que no le corresponde por parte de la marca Finca Landete, que pertenece al suegro de Jaque, Gilberto Landete, tal como anticipó ayer este diario. El hombre es propietario de un supermercado y de una empresa de transporte en Chos Malal, una localidad ubicada en el norte de Neuquén.

La polémica surgió por el tomate triturado con la marca propia del supermercado que llevaba en sus etiquetas un número de registro de empresa y producto que en realidad pertenecían a otra fábrica (la sanrafaelina Exin). Pero, además, están en una situación similar otros productos, como un licor y miel.

La investigación llevada adelante en Neuquén tiene varios meses y aún no hay una resolución.

Ayer, desde el Gobierno y desde la misma familia se salió a aclarar que Ricardo Landete, subsecretario de Planificación del Ministerio de Salud, no tiene nada que ver con la sociedad. De esta manera, éste fue ratificado en el cargo una vez más, ya que antes había sobrevivido a la crisis que generó su pelea sin retorno con su jefe directo, el ministro de Salud, Sergio Saracco.

Precisamente, Saracco es uno de los que salió ayer a mostrar al Gobierno ocupado en el tema. Concretamente, anunció que había ordenado el inicio de una investigación sumaria a la Asesoría Letrada de su ministerio y "se ha dado participación a Fiscalía de Estado para que en forma conjunta se investigue respecto de lo denunciado en los distintos medios gráficos".

El ministro dijo que también se ha pedido a la dependencia correspondiente de Neuquén para que envíe toda la documentación de lo que hayan actuado en esa provincia.

Bajo la órbita del Ministerio de Salud local está el control de la calidad alimenticia de los productos elaborados en la provincia.

Explicaciones familiares

Paralelamente, Ricardo Landete, que no apareció ayer públicamente, se puso a disposición de Fiscalía de Estado por pedido del Gobernador.

Otro que salió a hablar es Néstor Landete, otro cuñado de Jaque, quien llegó a Mendoza el miércoles a la tarde para explicar personalmente de qué se trataba la denuncia que estaba golpeando al Gobierno. "Ni Ricardo ni la esposa del gobernador Jaque, mi hermana, tienen nada que ver con la empresa. Yo soy el administrador", dijo a LV 10.

El hombre que lleva adelante el negocio familiar aclaró que desde que se detectó la irregularidad "el producto se retiró del mercado, no se vendió más y se mandó a reetiquetar; estoy hablando de hace cuatro meses". Explicó cómo opera su empresa y su relación con Exin (ver aparte).

Oficialmente quien despegó a Ricardo Landete de la empresa familiar fue el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, quien salió a poner la cara y ratificó que en la firma se desempeña el suegro del Gobernador y otro de sus cuñados.

Comentá la nota