El Gobierno tomó prestados $1000 millones del PAMI.

Colocó títulos que ya canceló; con los mercados cerrados, crecerá la deuda intra Estado.
Para cubrir sus necesidades financieras, el Gobierno colocó deuda en la obra social de los jubilados PAMI por $ 1000 millones en dos operaciones concretadas en diciembre último. Así lo indica una resolución conjunta de las secretarías de Hacienda, que dirige Juan Carlos Pezoa, y de Finanzas, a cargo de Hernán Lorenzino, publicada en el Boletín Oficial de ayer, pero que data del 17 de diciembre de 2008, a través de la cual se aprobó un programa de emisión de ese monto de deuda para aportarle recursos al Tesoro mediante la emisión de letras a 90 días.

Si bien la operación se conoció sólo ayer, el programa se implementó en diciembre a través de dos operaciones. La primera, por $ 880 millones, se realizó el 17 de diciembre. La segunda se concretó unos días más tarde, el 23 de diciembre, a través de una emisión de una Letra por 120 millones.

Fuentes del Ministerio de Economía afirmaron que esos títulos ya fueron cancelados. Ambos papeles vencieron en marzo último y generaron un interés para el PAMI del 12,2% anual, inferior a la inflación anual que marcan los índices privados.

Ayer se conoció a través de otra resolución conjunta publicada en el Boletín Oficial la colocación de otra Letra del Tesoro a 90 días por $ 170 millones al Fondo Fiduciario para la Reconstrución de Empresas. Ese título se emitió el 23 de diciembre de 2008, devengó el mismo interés anual que los títulos suscriptos por el PAMI y venció también a fines del mes pasado.

Con estas tres colocaciones, el Tesoro logró obtener fondos públicos por $ 1170 millones en un contexto en el cual la crisis financiera global y los avatares locales mantienen al país al margen de los mercados voluntarios de deuda.

Estas tres operaciones se suman a otras colocaciones de deuda que el Tesoro concretó el año pasado en organismos como la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), entre otras dependencias estatales. Según los datos disponibles de la Secretaría de Finanzas, las operaciones concretadas a lo largo del año anterior llevaron el stock de deuda en manos de organismos públicos hasta los $ 13.786 millones, un 123,9% por encima del stock a fines de 2007. Esta cifra es de fines del año anterior e incluye Letras que ya fueron canceladas, como las conocidas ayer.

La participación de organismos estatales en las emisiones de deuda pública comenzó a ganar relevancia luego del impacto desfavorable que provocó la última colocación del Gobierno en el exterior, a fines de julio pasado. En ese momento, se suscribió en forma directa un título Boden en dólares con el gobierno venezolano a una tasa del 14,8%. Esa colocación marcó la despedida de la Argentina de los mercados internacionales.

Parte de las colocaciones de Letras en el sector público se realiza para captar fondos excedentes de agencias estatales. Esta es otra razón para elevar el endeudamiento de organismos como la Anses. Un informe de Delfos Investment señala que en el primer bimestre del año casi todo el superávit fiscal provino de las arcas de la Anses y no del Tesoro, a diferencia del mismo período de 2008.

"Se cae de maduro que un escenario como el presente [con Anses rica y Tesoro pobre], no puede derivar en otra cosa que en un incremento de la deuda intra Estado", apunta el informe.

Comentá la nota