El Gobierno tiene $ 150 millones para usar en subsidios a discreción

Para conseguir un subsidio no hacen falta demasiados requisitos, pero sí uno fundamental: la decisión de algún funcionario influyente que apruebe la salida de fondos. Partidas de dinero disponibles casi siempre hay, al menos en los papeles.
El Gobierno cuenta con gruesos montos de dinero que pueden ser manejados discrecionalmente para, por ejemplo, subsidiar todo tipo de actividades, como el recital de los Cadillacs, y que son difíciles de seguir.

Una de las cuentas destinadas a ese fin es la llamada "Aportes para actividades no lucrativas", por la cual se otorgan centenares de subsidios a discreción.Ese ítem tiene asignados más de 536 millones de pesos.

Pero esa cifra incluye los subsidios a las escuelas privadas, a los institutos tecnológicos, al transporte y otras actividades que tienen destino fijo. Pero hay cerca de 150 millones liberados para ser otorgados de manera discrecional por todos los ministerios.

Así, por ejemplo, el gobernador Celso Jaque firmó decretos para subsidiar producciones de moda de Gabriel Canci, actividades y obras del Arzobispado y agrupaciones evangélicas, encuentros deportivos, producciones de CD y una larga lista de actividades, viajes y eventos privados.

Pero no es la única "caja" a la que se puede echar mano sin requisitos. Cada repartición tiene su cuenta de "Servicios generales", que también es usada de manera discrecional y tiene destinos aún más difusos y diversos, entre los que están los subsidios y aportes a actividades que el Gobierno crea importantes. Además, permite tener acceso a dinero fresco rápidamente. En total hay cerca de 280 millones presupuestados en ese ítem.

De la cuenta de Servicios Generales de la Secretaría de Turismo salieron los 315 mil pesos para pagarle a los productores del show de los Fabulosos Cadillacs. La decisión comunicada por el asesor Raúl Leiva para sacar plata de allí no fue casual.

Al analizar las posibilidades para "salvar el recital" (según la versión oficial), surgió que era la repartición que más rápido podía disponer del dinero era Turismo y por eso Leiva ordenó echar mano a la cuenta Servicios de esa repartición y en sólo 48 horas estuvo el dinero en poder de los productores.

Luego vino la trascendencia pública del tema y los problemas para un Gobierno para el que no es novedad tener complicaciones con los subsidios. Este año fue imputado el presidente del Instituto de Juegos yCasinos, Daniel Pereyra, por entregarle un "auspicio" a una organización que él presidía. Los auspicios publicitarios son otra de las formas de apoyo que tiene el Estado provincial.

Creatividad contable

Los conocedores de las cuentas públicas aseguran que es muy difícil seguir el rastro del dinero otorgado para subsidios discrecionales, justamente porque están camuflados en cuentas generales.

El límite sólo es la disponibilidad de dinero. Y si en algún caso urgente no hay, entonces aparece la creatividad contable. Es que, además de contar con la posibilidad de usar esos fondos según la voluntad política de cada gobierno, es frecuente que se hagan transferencias entre una cuenta y otra.

Es decir, cuando se acaban, por ejemplo, los recursos de Servicios Generales se pueden transferir, sólo con una resolución ministerial, desde la partida "Aportes para actividades no lucrativas", o viceversa.

Esas maniobras están lejos de ser originales, pues todos los gobiernos han hecho uso de esas posibilidades. Así comoJaque tiene como destinatarios privilegiados a las iglesias y, sobre todo, a cualquier institución que esté radicada en Malargüe, su antecesor, Julio Cobos, hacía lo suyo con la UTN y otras organizaciones afines.

En 2007 se presentó un proyecto en la Legislatura para que el presupuesto de cada año incluya un detalle del dinero que se destinará a subsidios.La intención era tener control sobre el destino de los fondos que van a parar a organizaciones privadas. Pero la propuesta nunca fue tratada en el recinto.

"Los subsidios se manejan de manera discrecional, sin ningún control previo.Sólo nos enteramos de algunas cosas, pero la mayoría de las veces tarde. Son fondos que están escondidos en el presupuesto sin ningún detalle", aseguró AlbertoSánchez, diputado del Partido Demócrata y autor del proyecto que hoy está cajoneado.

Según el legislador, las mayores falencias están en el control de las organizaciones privadas, como las OSC y los organizadores de "eventos".

Los controles que median antes de que un solicitante reciba el subsidio son administrativos.Las auditorías posteriores también.Pero hay pocos controles sobre "lo subsidiado".

Sin cambios

En el Ejecutivo tampoco tienen claro cuál es el monto final que se destina a subsidios de distinto tipo. En ese sentido aseguran que anualmente se calcula para las actividades fijas y que además se analizan caso por caso los pedidos que van surgiendo.

Luego de los problemas generados por el aporte entregado para el show de los Cadillacs, desde el Gobierno aseguran que no cambiarán "la política de apoyo y promoción artística y cultural".Pero sí garantizaron que al menos hasta fin de año habrá un freno a ese tipo de ayuda, obligados por el estado de las cuentas públicas.

Ayer, desde el Poder Ejecutivo aseguraron que en el marco del plan de ajuste, se restringirán los subsidios.Y que todos los "esfuerzos presupuestarios" estarán puestos en la salud, la seguridad y la educación.

Comentá la nota