El gobierno suspendió el inicio de las obras del Puerto de la Música

El titular del Enapro, Ángel Elías, explicó que se tomó esa decisión para que se destrabe el conflicto con los trabajadores del Supa en el puerto. El gremio de estibadores mantiene la toma del Enapro, y dice que tiene el apoyo de Moyano.
El gobierno provincial decidió suspender el inicio de las obras del Puerto de la Música hasta que se solucione el conflicto que estalló la semana pasada cuando el Sindicato Unidos Portuarios de Argentina (Supa) decidió tomar la sede del Enapro. El gremio advierte que el comienzo de la edificación del proyecto del arquitecto Oscar Niemeyer va a afectar las fuentes laborales, porque se llevará adelante en un sector que está operativo del puerto.

El titular del Enapro, Ángel Elías, anunció hoy a la mañana a El Litoral que "esta decisión fue transmitida al gremio en una reunión en el Ministerio de Trabajo". Pero los dirigentes del Supa se negaron a firmar el acta que se había elaborado, tras una extensa reunión entre las partes. "Como un gesto de buena voluntad el gobierno decidió suspender las obras hasta que los trabajadores levanten la protesta", sostuvo Elías, quien recalcó: "Aunque el reclamo es pacífico, no queremos que esta situación sume más tensión".

Sin embargo, las aguas no se tranquilizaron en el puerto. Los trabajadores del Supa, que mantienen tomadas las instalaciones del Enapro como medida de protesta ante el inicio de las obras de la construcción del Puerto de la Música, manifestaron que recibieron ayer el apoyo del titular de la CGT, Hugo Moyano. A través del secretario de la CGT Regional Rosario, Rubén López, los estibadores fueron informados del respaldo del líder de los camioneros al reclamo que llevan adelante desde hace una semana, cuando ocuparon inicialmente el predio donde se va a levantar el Puerto de la Música.

Reclamo

Los trabajadores argumentan que la obra diseñada por Niemeyer que ocupará los muelles de TPR tendrá un impacto sobre la fuente laboral. Para que se garantice la estabilidad laboral, los gremialistas del Supa piden el pase a planta permanente de 350 empleados temporarios que tiene el concesionario. Durante el colapso de TPR (actualmente en convocatoria de acreedores), en manos de Guillermo Salazar Boero, no hubo ninguna protesta en el puerto por parte de los trabajadores, a los que la empresa les debía no sólo varios sueldos sino también aportes patronales y sindicales. En el 2007, el Supa rubricó un convenio colectivo con TPR en el que se incluía el pase a planta permanente de 60 trabajadores por año. Pero este acuerdo nunca se cumplió, tras la debacle de la empresa, y las protestas estuvieron ausentes en el puerto.

El gobierno provincial niega de plano que la obra incidirá de manera negativa en los puestos de trabajo, y descarga en la firma TPR la decisión del pase a plante de los operarios. "Hay un conflicto laboral que no es nuestro, sino de la empresa Vicentín que debe resolverlo", sostuvo el gobernador Hermes Binner la semana pasada.

El conflicto se tensó aún más el viernes pasado cuando los trabajadores intensificaron la medida de fuerza y tomaron las instalaciones del Enapro, unas horas antes de una reunión en el Ministerio de Trabajo, donde no hubo acuerdo entre las partes.

Moyano en el medio

"Tuve una reunión con el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, el lunes pasado. Él está al tanto de todo lo que está pasando y su mensaje hacia los trabajadores del Supa es que hay que defender los puestos de trabajo", sostuvo ayer Rubén López, referente de la CGT Regional Rosario.

Hoy a la mañana el dirigente de Dragado y Balizamiento, Edgardo Arrieta, quien es director del Enapro, dio una versión diferente. En diálogo con este diario, el ex secretario gremial de la CGT sostuvo que "Moyano no está de acuerdo con la toma del puerto, aunque por supuesto tampoco a favor de que haya ningún despido".

TPR tiene actualmente un plantel de unos 600 trabajadores. Unos 250 son planta permanente y el resto temporarios. Un operario fijo sin categoría (es decir la más baja) percibe un salario de bolsillo de 5.400 pesos por una jornada de seis horas, mientras que uno temporario si trabaja cinco días a la semana embolsa $ 5.200.

Los operarios nucleados en el sindicato portuario mantienen la ocupación de un sector del predio de Terminal Puerto Rosario desde el martes pasado. Ese día la empresa Pecam, que integra la UTE que ganó la licitación para realizar las primeras obras, debía iniciar las tareas de demarcación en el predio donde se levantará el Puerto de la Música.

El Litoral

Coment� la nota