El Gobierno suspenderá trabas a la importación de neumáticos

Débora Giorgi y Guillermo Moreno se reunirán con fabricantes de neumáticos y se suspenderían licencias. Es por el repunte del sector automotor
De a poco y con los cuidados habituales de la administración kirchnerista para estos temas, el Gobierno concretará en los próximos días uno de los pedidos más fuertes por parte de algunas industrias: la eliminación paulatina de licencias de importación de bienes e insumos.

Para avanzar en ese tema se reunirán el jueves la ministra de la Producción, Débora Giorgi y el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, con fabricantes locales e importadores de neumáticos, uno de los sectores que reclamaron con más vehemencia la medida. Todos estarán bajo la atenta mirada del polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien prometió asistir al encuentro.

El encuentro estaba previsto para mañana, a las 17.30, pero fue aplazado porque ese día la ministra estará presente en el retorno del rally Dakar a la fase argentina.

Con la reunión del jueves, el Gobierno decidió responder al pedido del sector privado. Según los argumentos de las fabricantes de automóviles y los productores de neumáticos, por el repunte en la fabricación y en la venta de vehículos en la última parte del año comenzaron a escasear neumáticos, a punto tal que algunas empresas se manejan con un stock de horas.

Aunque en la cartera de Giorgi existe la voluntad de solucionar el tema, no darán concesiones sin antes negociar. De hecho, no planteará de antemano la eliminación de licencias, sino que el título de la reunión será "analizar la evolución 2009 y las perspectivas 2010".

Por ejemplo, aceptarían la liberación de licencias en los segmentos de demanda que mejor se recuperaron a la crisis y le darían prioridad a aquellas compañías que "cumplieron con sus inversiones y tienen producción local", según sostuvieron en el sector.

Reclamos varios

A principios de diciembre, directivos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), que suma a las empresas con producción local, como Fiat, Ford, Volkswagen y Renault, entre otras, le habían pedido a Bianchi "que se levanten las licencias de importación sobre los neumáticos para que se normalice el sector". El motivo: por la recuperación de la producción de vehículos, las fábricas no tenían stock y podrían quedar obligadas a frenar las líneas de montaje.

Casi en paralelo, los directivos de la Cámara de la Industria del Neumático, conformada por las internacionales Bridgestone y Pirelli, con producción local, le habían reclamado al funcionario una medida similar, aunque menos ambiciosa: la liberación de las licencias de importación por 180 días.

De acuerdo con la versión empresaria, las trabas a la importación tenían cada vez menos sentido con un mercado interno en recuperación y con la promesa de mayores ventas al exterior. Más aún: intentaron convencer al Gobierno diciéndoles las limitaciones para importar, en un contexto de mayor demanda, derivarán en aumentos de precios.

En los despachos públicos confían en otros motivos para evitar un desbalance comercial: la mayor demanda del sector agrícola y una investigación antidumping contra China.

También existe un frente externo generado en torno a las licencias de importación. El 9 de diciembre surgió de la reunión bilateral de seguimiento del comercio, que se hizo en San Pablo, el compromiso de la Argentina y de Brasil de reducir paulatinamente las licencias no automáticas. De acuerdo con el comunicado emitido en conjunto, "en el curso de la reunión, la comisión decidió iniciar el análisis sobre la posibilidad de reducir el número de productos sujetos a licencias no automáticas de ambos países".

Comentá la nota