Gobierno suelta a Moreno para controlar compra de dólares

El dólar cerró sin cambios a $ 3,40, pero con la aparición en el centro de la escena del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.Por: Pablo Wende
Se ocupó de llamar y presionar a las principales empresas que estaban comprando divisas en la plaza. También a quienes giraban al exterior.

Igual, el Banco Central debió utilizar u$s 100 millones de sus reservas para abastecer la demanda. Moreno lo único que logró ayer fue aumentar el nerviosismo: las tasas treparon en pesos hasta 25% para plazos fijos.

Como en días anteriores hubo inspectores de AFIP en el microcentro persiguiendo operaciones en negro. El Central también envió a bancos a sus propios inspectores para controlar las operaciones de cambio.

Llamados reiterados del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a banqueros y agentes de sociedades de Bolsa, presencia «in situ» de funcionarios del Banco Central en las mesas de operaciones y fuerte presencia de agentes de la AFIP en casas de cambio. El gobierno decidió desplegar toda la artillería disponible para controlar en todas sus formas las operaciones de compra y venta de dólares, tanto las que se efectúan en el mercado informal como las que tienen lugar en el formal. El mensaje fue contundente: se cerrarán todas las ventanillas posibles en el mercado negro y habrá, además, marca personal para aquellas empresas e individuos que estén comprando grandes cantidades de divisas. Incluso, hubo pedidos específicos a compañías para que den vuelta fuertes compras efectuadas en los últimos días.

La alternativa a dejar de operar en el mercado de divisas local para no soportar los férreos controles oficiales es adquirir dólares a futuro. Claro que implica reconocer una tasa de 70%%, ya que el contrato NDF (Non Delivery Forward) para adquirir divisas con pesos se ubica en $ 5,76. Se trata de un costo más para las compañías que buscan este tipo de coberturas que de una forma u otra terminarán trasladándolo a los precios.

En Casa Rosada apuestan a mantener bajo control las distintas variables financieras, y en especial la cotización del dólar, al menos mientras se trate el proyecto de ley de reestatización jubilatoria en el Congreso. Temen que una escapada del tipo de cambio enrarezca el humor social, lo cual podría hacer fracasar el tratamiento legislativo.

Los empleados del Central pidieron el detalle de cada una de las operaciones de compra y venta de dólares realizadas la semana pasada. El viernes había sido el peor día en lo que respecta a la demanda, ya que el BCRA tuvo que vender u$s 450 millones de sus reservas. En realidad, toda esta información ya está disponible, porque todas las transacciones con divisas en el mercado formal deben ser informadas. Se quiso dar, en realidad, un mensaje a las entidades para que operen lo menos posible en el mercado cambiario y «convenzan» a las empresas para que tampoco lo hagan.

Comentá la nota