El Gobierno sostuvo que de no mediar acciones sociales habría “otra dimensión de la violencia”

Lo afirmó Julio Elichiribehety ayer por la noche, en la presentación de la publicación “Tandil frente a la próxima década” ante un nutrido público. El evento se realizó en el Centro Sociocultural Almafuerte y asistieron representantes de distintos sectores de la ciudad.
Se trata de la segunda publicación realizada por la Secretaría de Desarrollo Social, encabezada por el titular del área Julio Elichiribehety, en forma conjunta con el Centro de Investigación Geográfica de la Facultad de Ciencias Humanas de la Unicén.

“Tandil de cara a la próxima década” es el título elegido para este trabajo que presenta la delimitación de las zonas y el avance hacia la descentralización propuesta por la actual gestión hace 4 años y a través de la puesta en marcha de 11 centros comunitarios. Y además refleja la ciudad en la actualidad y lo que será en un futuro no muy lejano. De acuerdo a esta óptica, “se trató de un Estado con un rol más activo en cuestiones sociales”.

En el acto llevado a cabo ayer por la noche en el Centro Sociocultural Almafuerte estuvieron presentes varias personalidades y vecinos de la ciudad que colmaron el lugar. Asistió Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz en 1980, el intendente Miguel Lunghi, autoridades y docentes de la Universidad Nacional del Centro, concejales y consejeros escolares, el jefe de Gabinete del Municipio Carlos Fernández, entre otros funcionarios municipales.

Julio Elichiribehety explicó los puntos sobre los que versa la publicación y precisó que “no solamente se trata del trabajo de los primeros 4 años y medio sino además presenta algunos índices que hemos trabajado, el de exclusión, de asistencia y el déficit de vivienda. Planteamos algunos desafíos de cara a la próxima década, que son la constitución de los consejos zonales, con representación de vecinos”.

En la misma línea, agregó que “planteamos algunas cuestiones urbanas que creemos que son fundamentales, como es el traslado de la Ruta 226 a Ramón I, que a nuestro entender es una de las dos grandes barreras urbanas, y la otra son las 16 manzanas del Ejército de Quintana a la ruta. Esto desde el punto de vista urbanístico y del crecimiento de la ciudad”.

Por otro lado, y en relación al papel que desempeña la Secretaría, precisó que “nos proponemos algunas acciones que tienen que ver con la recuperación del capital social y la relación con las organizaciones de la comunidad que ha ido creciendo. Todos sabemos que muchas veces hay sospechas de los vecinos sobre el Estado y uno tiene que generar acciones concretas permanentemente para recuperar esa credibilidad. En ese sentido también se está avanzando”.

Sobre la publicación

Durante el acto se proyectó un video que “reflejó lo que ha sido el crecimiento de la Secretaría que tenía 3 espacios en 2003 y ahora tiene 30 espacios físicos, incluida La Florida para el 30 de noviembre”.

Además planteó que la zonificación y la descentralización, impulsada por la gestión actual, no es solamente una propuesta escrita, metodológica y conceptual, sino que se trata de hechos tangibles: “Cada uno de los centros comunitarios, la Ludoteca, los centros informáticos, el Ludobus, son hechos concretos de las unificaciones de centralización; el Bondicom que tiene lugares a los que asiste y achica la brecha digital incluso en los sectores rurales, son acciones concretas que tienen que ver con las zonificación y descentralización” manifestó el funcionario.

Por último declaró que “uno de los grandes logros es que Tandil no va a volver a una política centralizada, más allá de la gestión Lunghi. Seguramente se fortalecerá esta propuesta, crecerá, se enriquecerá, pero la zonificación y descentralización respeta la diversidad de cada una de las zonas de Tandil. Y creo que la gente se está apropiando de la propuesta. Por eso creo que el gran logro, sin lugar a dudas, es consolidar a que no se vuelva a una gestión centralizada”.

La inseguridad

También consideró que con el aporte de la descentralización, la gente ha vuelto a tener una identidad y arraigo con el barrio, aunque las cuestiones de inseguridad no estén ajenas.

“Es cierto que hay un Estado colapsado, por otro lado, los chicos que asisten a los espacios creados por la Secretaría están en una etapa de desarrollo armónico, de incorporación de valores, de identidad cultural y no están en otras actividades que podrían ser nocivas para la comunidad. Esto no implica que no tengamos situaciones de violencia o inseguridad. Hay una sociedad con complejidad, pero también es cierto que si nosotros no tuviéramos esta propuesta tal vez tendríamos otra dimensión de la violencia que no podemos cuantificar”, concluyó Elichiribehety.*

Comentá la nota