"El gobierno sigue ensañado con el campo"

Lo dijo en la entrevista del fin de semana con el diario La Vanguardia, Leonardo Gurfinkel (40), el joven empresario y presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Balcarce. Asegura que la actual situación del sector generó productores más "eficientes" y es crítico del gobierno K. También habló de la vida política de la ciudad.
-¿Cuáles son los objetivos de la Asociación después de la nueva conformación directiva y en medio de una situación delicada que vive el campo? -La Asociación tuvo su actividad importante en la década de los noventa, después se dispersó, y este año estamos volviendo con fuerza. Hoy la entidad participa de las convocatorias de la Sociedad Rural, de la Federación Agraria y de otras instituciones que tienen que ver con el sector agropecuario. Uno de los objetivos que perseguimos es hacer hincapié en la jerarquización de la profesión y en la posibilidad de tener un lugar dentro de un ambiente donde, en algún caso, no éramos tenidos en cuenta como asociación. Eso llevó a que salieran muchos a opinar que nada tenían que ver con nosotros. Por esto se decidió darle otro perfil a la Asociación de Ingenieros Agrónomos que busca tener un rol preponderante en temas que hacen al campo. Por otra parte, tratamos de no meternos como entidad en temas políticos, y privilegiamos la cuestión técnica y profesional del ingeniero agrónomo.

-¿Igualmente la Asociación ha fijado su postura en torno a temas que hacen a la actualidad de la ciudad? -Bueno eso obedece a que tampoco podemos estar ajenos a lo que pasa en Balcarce. Nuestra idea ha sido siempre fijar nuestra posición a favor del productor agropecuario que, en definitiva, es un protagonista excluyente en esta cadena. En este tiempo, y en el análisis de este tema, el gobierno ha caído en un gran error de no priorizar la fuente de riqueza más importante que tiene hoy la Argentina. Por otro lado, el gobierno no está mirando más allá de su nariz, y eso crea inestabilidad y falta de reglas claras. Hoy el mundo está demandando alimentos, y nosotros en vez de favorecer esa política lo que hacemos es exactamente todo los contrario. Si miramos a países vecinos como Chile, Uruguay y Brasil vemos que han tenido visión de futuro y nos han sacado una ventaja abismal, mientras Argentina está preocupada y mirando lo que hace Venezuela o Bolivia. No hay visión, y si no hay visión, no hay futuro.

-¿Particularmente del tema de las retenciones qué opina? -Entiendo que las retenciones son altísimas, aunque estoy de acuerdo con las retenciones si habría una redistribución equilibrada y ese dinero que recauda el gobierno se utilizara para la salud, la educación, y la seguridad. Si hubiera un destino de esos aportes hacia estos sectores uno hasta podría estar de acuerdo y estoy seguro que el campo lo apoyaría. Lo que pasa es que hoy estamos jugando con la rentabilidad de un sector, estamos viendo que esta plata no está siendo destinada a llevar adelante políticas de Estado y se utiliza para beneficio personal o para satisfacer los intereses del propio gobierno. Lo que más nos indigna es esto. Uno está dispuesto a poner el hombro, a realizar el esfuerzo, pero necesitamos de un gobierno que piense en todos y no solamente que trabaje para concentrar poder.

Comentá la nota