El Gobierno y los sectores productivos se reúnen para preservar las fuentes laborales

Empresarios, gremialistas, referentes políticos y sociales de la provincia se encontrarán esta tarde con el gobernador, Dr. Hermes Binner, para dar detalles de la situación que atraviesan, a la luz de la crisis financiera internacional.
Una de las mayores preocupaciones es encontrar mecanismos que permitan garantizar las fuentes laborales a los empleados, ya que en algunas fábricas y empresas comenzaron a aplicar las vacaciones adelantadas y las garantías horarias. Temen que haya despidos.

Convocada por el gobernador de la provincia, Dr. Hermes Binner, hoy a las 18 horas se encontrarán referentes de los sectores económicos, políticos, sociales y productivos de Santa Fe. Allí, las partes expondrán los diagnósticos que hacen de sus rubros y buscarán soluciones para atenuar los efectos negativos de las bolsas internacionales y nacional.

La secretaria de Trabajo y Seguridad Social, Alicia Ciciliani, explicó que el motivo del encuentro obedece a que “hemos recibido muchos llamados de empresas importantes que están evaluando suspensiones y eventualmente despidos ante la caída del consumo interno y el cierre de mercados externos".

"La idea es charlar entre todos, poner sobre la mesa los números de cada sector” con el propósito de “llevar calma, pedir serenidad a los actores y evaluar posibles medidas a implementar para atenuar el impacto de la crisis (económica internacional)”, con la caída de la demanda internacional y del consumo interno, señaló la funcionaria.

Durante la firma de un convenio por obras viales en Villa Constitución y Santa Isabel, el gobernador había aprovechado la ocasión para llamar a todos los sectores a defender las fuentes de trabajo. “Hoy vivimos, como todos sabemos, un momento complejo, difícil, donde no sabemos hasta dónde llegará el alcance de lo que está ocurriendo, pero sí tenemos que generar en cada una de las localidades, como un ejemplo de integración social, la defensa de las fuentes de trabajo".

En los días precedentes, se fueron conociendo los efectos negativos de la crisis. En Las Toscas, la curtiembre Arlei prescindió de 450 trabajadores temporarios, aduciendo que “la industria curtidora argentina no es ajena a estos acontecimientos” económicos.

En Nelson, unos 485 empleados del frigorífico Finexcor están trabajando actualmente con garantía horaria o tomaron vacaciones adeudadas, según comunicó el Sindicato de la Industria de la Carne de Santa Fe durante la semana.

Por su parte, los industriales habían manifestado que “hay sectores que están en situaciones límites o de preocupación". No obstante, el titular de la Fisfe, Carlos Capisano, destacó que conservar a los trabajores es lo más importante, porque son el recurso humano con el cual se desarrollan los sectores productivos, pero anticipó que “si la situación se agrava, tendremos que adoptar medidas más duras para preservar nuestra empresas”.

El caso más resonante fue el de General Motors, que esta semana envió teleramas de despido a unos 500 trabajadores, teniendo que acatar luego la conciliación obligatoria que daba marcha atrás con la medida. El ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, adelantó que mañana buscarán reunirse con el gerente de la empresa y el sindicato “para comenzar la etapa de diálogo y encontrar una mejor salida que ésta (en referencia a lo dispuesto por su cartera), que es una salida, para nosotros, inaceptable”.

La actividad de la construcción tampoco es ajena a los coletazos de la crisis financiera internacional. Desde el primer semestre de este año, el sector ya empezó a mostrar síntomas de desaceleración, que se agravarán tras la desaparición de los fideicomisos.

En la provincia, según el Ipec, la superficie construida bajó un 53,6 por ciento en el segundo trimestre del año con respecto al mismo período de 2007. El informe señala que durante todo 2008 la baja registrada fue del 40,5%.

Uno de los principales peligros del derrumbe de la actividad de la construcción es que este es un sector que genera gran cantidad de mano de obra, que tiene dificultades para insertarse en otras ramas productivas porque posee un escaso nivel de capacitación.

Tomada anunciaría medidas de protección laboral

A esto se sumará que el jueves y el viernes próximo se reunirán en Santa Fe todos los ministros de Producción y Trabajo del país para analizar la delicada situación. Entre los asistentes estará el titular de la cartera laboral a nivel nacional, Juan Carlos Tomada, quien -según prevén en la provincia- anunciará un paquete de medidas en busca de generar una protección de las fuentes de trabajo.

El empleo desacelerado

Las últimas cifras oficiales de empleo, elaboradas por el Indec, ubicaron a Rosario y Santa Fe con tasas de desempleo del 9 y 9,1%, respectivamente. Esas cifras están muy alejadas de los índices post década del ‘90. Sin embargo, está fresca la tabla (elaborada en 2002) que situaba a Rosario al tope de la desocupación en el país, con un 24%.

"La desaceleración en el empleo es visible en la provincia, no sólo en Rosario y en Santa Fe -los dos mercados laborales más grandes en cuanto a empleo-, sino también en las localidades más chicas donde el trabajo depende mucho de una o unas pocas actividades industriales", señaló Ana Inés Navarro, de la Universidad Austral.

La economista aseguró que "el comienzo de la desaceleración en Rosario y Santa Fe fue anterior a la crisis financiera mundial, ya que desde el segundo trimestre de este año se registra un importante aumento interanual -en torno al 35 por ciento- de las personas con empleos de tiempo incompleto, es decir del subempleo".

"La estructura económica de Rosario y de las localidades cercanas está muy ligada a los vaivenes del comercio internacional y particularmente al precio de los commodities, por lo que las fuentes de ingreso de los consumidores, de los ahorristas, de los empresarios y de los inversores se mueven al compás de los cambios internacionales", marcó.

Comentá la nota