Es ley: el gobierno de Santa Cruz expropiará la planta de Barillari

La Legislatura santacruceña convirtió en ley la expropiación de las instalaciones de Barillari en Caleta Olivia.

Por mayoría, el oficialismo convirtió en ley el proyecto presentado por el diputado Rubén Contreras. Acompañaron la iniciativa los diputados de la oposición, Jorge Cruz (UCR) y Gabriela Mestelán (EC).

La sesión ordinaria del jueves pasado fue presidida por el mismo autor del proyecto, Contreras, ya que es vicepresidente primero de la Cámara.

En el recinto parlamentario de la capital santacruceña estuvieron presentes operarios fileteros de las cooperativas "20 de Noviembre", "El Dorado" y de los que pertenecían a la planta de Barillari, más los representantes de estibadores y de la flota amarilla de Caleta Olivia.

Cuando se dio la votación positiva, todos ellos prorrumpieron en aplausos, satisfechos con lo resuelto por la mayoría de los legisladores.

Contreras, en diálogo con este diario, explicó que los plazos para que se concrete el traspaso de manos privadas a estatales de la planta pesquera dependerán de varios factores. En principio, el Ejecutivo provincial deberá promulgar y reglamentar la Ley; para eso corren los próximos 14 días hábiles.

La promulgación ya es un hecho porque el gobernador Daniel Peralta y varios funcionarios se habían mostrado a favor del proyecto.

"A partir de ahí, el Estado provincial tendrá otros 90 días para iniciar el juicio de expropiación, en donde seguramente habrá contactos con la empresa Barillari. A su vez, creemos que esta firma hará sus presentaciones correspondientes", adelantó el diputado caletense.

ADMINISTRADORES

En cuanto a la forma en que se gerenciará la futura empresa estatal pesquera, Contreras mencionó al tercer artículo de esta nueva ley, que "expresa que en los próximos 90 días, se conformará algo similar a una sociedad del Estado, con manejo tripartito entre la Provincia, el municipio de Caleta y los operarios".

Comentó que la idea es que los mismos trabajadores "administren la planta", y que los representantes provinciales y municipales, "trabajen ad honorem" como contralor financiero.

"Ahora esperemos que los trabajadores puedan mantenerse con lo producido de la flota amarilla", se esperanzó Contreras. "Lo importante es que ellos tengan continuidad laboral. Ese es el espíritu de la ley: proteger a todos ellos, que hace un año aproximadamente habían quedado sin trabajo porque Barillari entró en concurso preventivo de quiebra y abandonó totalmente a las dos cooperativas, e incluso a su gente de planta permanente".

CADENA PRODUCTIVA

Para confeccionar su proyecto, el diputado comentó que "en varias oportunidades" habló con las cooperativas, los fileteros y otros actores de la pesquería local.

"La ley permitirá cerrar toda una cadena productiva en nuestro puerto porque la flota amarilla les da pescado a la planta ahora expropiada, y ello significará más trabajo a la gente de la estiba. Además, aumentará el número de barquitos y esto es muy importante porque al haber más trabajo no se generaría conflicto en la pesca de Caleta", argumentó.

La Ley de Expropiación de Barillari es uno de los pocos instrumentos legales en los que oficialismo y oposición estuvieron de acuerdo, salvo por algunas cuestiones particulares.

Por ejemplo, la diputada de Encuentro Ciudadano, Gabriela Mestelán, sostuvo que "esto tiene que marcar el camino de la construcción de espacios laborales democráticos y solidarios".

Tanto Mestelán como el radical Jorge Cruz habían presentado sus propios proyectos. Mientras Cruz sugería "que la fábrica sea recuperada por sus trabajadores", Mestelán tomó algunos aportes del Partido Obrero. De todas formas, ambos votaron en general al proyecto de Contreras.

Comentá la nota