El Gobierno salva el déficit santacruceño.

Dos decretos de Cristina Kirchner inyectarán más de 500 millones de pesos en la provincia.
Durante dos días consecutivos, la presidenta Cristina Kirchner les dio un soplo de alivio a las cuentas públicas de Santa Cruz. Mediante los decretos 347 y 326 -publicados anteayer y ayer en el Boletín Oficial-, la Nación resolvió girar $ 507 millones a esa provincia, sumida en una complicada situación fiscal.

La primera de las medidas ratifica un convenio entre la Anses y el gobernador santacruceño Daniel Peralta, por el cual la Nación se comprometió a "contribuir al financiamiento de los regímenes jubilatorios y de los retiros provinciales". El acuerdo le reconoce a la provincia patagónica $ 212 millones para el ejercicio 2008 y $ 180 millones para este año.

El decreto publicado ayer faculta a la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía a otorgar adelantos financieros a Santa Cruz por $ 115 millones. En los considerandos, brinda argumentos que no disimulan la crudeza de la situación. "Resulta necesario procurar soluciones inmediatas a las dificultades financieras transitorias por las que atraviesa la provincia de Santa Cruz", afirma, para luego añadir que el gobierno de Peralta "se ve imposibilitado en forma transitoria de atender financieramente los compromisos más urgentes derivados de la ejecución de su presupuesto de gastos".

Es cierto que la misma fórmula se utilizó el día anterior para justificar adelantos financieros a Jujuy y a Tierra del Fuego, pero en esos casos los aportes fueron más modestos (50 y 30 millones) que los garantizados a la provincia que el matrimonio presidencial gobernaba y representaba, hasta que se hizo bonaerense.

LA NACION intentó conocer los pormenores de esta decisión, pero en el Ministerio de Economía explicaron que toda la información que había era la que estaba en el decreto.

En la ley de presupuesto provincial 2009, aprobada recientemente por mayoría justicialista, el gobierno de Peralta dejó a la vista que Santa Cruz estaba con un déficit de más de $ 2000 millones. De los $ 5.677.477.911 aprobados, quedó constancia que la provincia sólo tenía recursos por $ 3.635.325.604, por lo tanto, la urgente necesidad de contar con financiamiento para suplir la diferencia.

Para hacer frente al pago del salario de los casi 60.000 empleados públicos y jubilados, la provincia tiene previsto erogar en 2009 unos 2900 millones de pesos. La fuerte recesión sufrida a partir de la baja de ingreso por regalías por la caída del precio del crudo y la crisis internacional fueron los dos argumentos principales del gobierno a la hora de hacer frente al reclamo salarial docente, que, en lo que va del año, ya sumó varios días de paro de actividades.

Durante esta semana, el ministro de Economía santacruceño, Juan Manuel Campillo, y cinco diputados provinciales kirchneristas se reunieron con autoridades de Nación Fideicomisos y parte del directorio del Banco Central en procura del financiamiento que les permita cumplir con el presupuesto, aunque no trascendió la suma solicitada.

En el marco de esta crisis, el gobierno ya canceló el llamado a licitación para la "medición de la producción" de gas y petróleo que iba a tener un costo de mas de $ 100 millones durante un lustro y para la cual se habían presentado cuatro empresarios, algunos muy cercanos a los Kirchner.

Comentá la nota