En el gobierno salteño "están de acuerdo con el gerenciamiento privado"

"Están de acuerdo con el gerenciamiento privado" de los hospitales, y "no aceptan ningún ámbito de diálogo" para consensuar con los trabajadores en desacuerdo y destrabar así el conflicto, fueron dos conclusiones a las que arribó ayer el diputado nacional por Proyecto Sur, y referente de la CTA y ATE, Claudio Lozano, tras la reunión que mantuvo con el ministro de Salud, Alfredo Qüerio, y sus subalternos, Francisco Ryan y Alejandro Gravanago.
El legislador visitó la provincia ayer para mostrar su apoyo al reclamo que realizan trabajadores contra el gerenciamiento privado del Hospital de Niños (que está siendo traspasado al Nuevo Hospital), entendiendo que este es el primer paso para privatizar la Salud. "Ellos dijeron que (el Nuevo Hospital, en manos de la Fundación Santa Tecla), funciona mejor que el (Hospital que tiene gerenciamiento) público", contó la médica María Lapasset, quien presenció la reunión realizada en Casa de Gobierno. De hecho, en contacto con Nuevo Diario, Qüerio había afirmado que la imposibilidad de dar continuidad a la administración pública del Hospital de Niños era por la existencia de algunos "vicios".

Este fue el último argumento de los funcionarios para justificar el cambio de posición del gobernador Urtubey que en su campaña electoral para ser mandatario provincial había defenestrado el sistema del gerenciamiento privado en la Salud. Ayer Lozano asistió a una asamblea de trabajadores y la marcha realizada en este marco. "Venimos a pedir que este gerenciamiento se pare...el 20% del presupuesto en la Salud queda en este Hospital", fue la evaluación al hacer la comparación de los montos. Entendió que en una provincia como Salta, y en un país como Argentina en donde hay 14 millones de personas bajo la línea de pobreza, y un 40% de trabajadores con situación laboral irregular, se debe fortalecer el sistema público de la Salud y no lo contrario

Otra vez incidentes con la policía

La marcha realizada ayer por la Salud, que se encontró acompañada por otros sectores sociales, volvió a estar signada por nuevos incidentes con la Policía. Los hechos ocurrieron cuando los manifestantes decidieron doblar con la columna que se dirigía por Belgrano decidieron doblar (como lo hacen todas las veces), por Zuviría para llegar así a la Plaza 9 de Julio.

En la esquina, las autoridades del operativo policial detuvieron la marcha con la intención de que esta no llegue a la plaza. Tras formar un cordón policial para no dejar pasar a los manifestantes, los autos quedaron parados, al igual que quienes se dirigían por Belgrano. En ese momento, jóvenes que acompañaban la marcha se abalanzaron sobre los policías y, tras algunos golpes entre las partes, lograron sortear el cordón humano y los autos detenidos.

Fue ese el escenario en el cual los manifestantes pudieron llegar finalmente a la Plaza 9 de Julio. Al ser consultado por Nuevo Diario por las órdenes de no dejar pasar a la marcha, el comisario a cargo del operativo, de apellido Flores, dijo "hay misa" en la Catedral. Solo después agregó que la marcha iba en contramano, y en razón de ello se impidió su paso. La manifestación fue vigilada por los policías hasta llegar al Hospital de Niños, en donde para evitar la detención de algunos de los jóvenes que se habían enfrentado con los uniformados se dispuso que los colectivos los busquen en las puertas del Hospital.

Comentá la nota