El Gobierno salió en busca de ayuda financiera

Los ministros Aramburu y Bahntje se reunieron con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Pidieron una pronta respuesta a las gestiones para obtener acompañamiento económico. La Provincia aspira a algo más que los parches que significan los adelantos de coparticipación. Los cambios en el mapa político tras las elecciones de junio, generaron nuevos posicionamientos en ambas partes a la hora de negociar.
RÍO GRANDE.- Jaqueado por una profunda crisis económica que se traduce en una abrupta caída de los ingresos provenientes de la coparticipación nacional, la recaudación propia y regalías hidrocarburíferas; con un presupuesto destinado casi totalmente al pago de salarios, y sin poder lograr el apoyo legislativo para obtener herramientas que considera fundamentales para el desarrollo de la gestión -como la nueva tarifaria-, el Gobierno provincial inició gestiones ante la Nación para obtener financiamiento que le permita enfrentar la coyuntura.

Para ello el ministro de Economía, Rubén Bhantje; su par de Gobierno, Guillermo Aramburu; el diputado nacional Leonardo Gorbacz y el senador José Martínez (ex ARI) se reunieron con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

El objetivo del encuentro fue informar al funcionario kirchnerista sobre la preocupante situación por la que atraviesa la provincia y allanar el camino para la obtención de asistencia financiera de del Gobierno central.

Se trató de una misión nada fácil para el funcionariado fueguino teniendo en cuenta que, pese al paso del tiempo, en la Nación todavía se recuerda la desafiante actitud hacia la Nación adoptó Fabiana Ríos apenas asumió. Esto provocó que hasta ahora, más allá de una relación institucional correcta y del otorgamiento de asistencia que en realidad fueron meros "parches", la Nación no implementara herramientas más contundentes para apuntalar las finanzas fueguinas.

Sin embargo, el cambio del mapa político tanto a nivel nacional como provincial después de las elecciones legislativas de junio, genera nuevos posicionamientos desde uno y otro lado. La Nación necesita recostarse sobre las provincias para retener el poco respaldo político que le queda, y por ello está dispuesta a abrir los oídos y los bolsillos a los reclamos de asistencia. Y el Gobierno provincial, que tuvo una dramática pérdida de respaldo popular en relación e los comicios que lo llevaron al poder, entendió que debe bajar la cabeza, guardar sus ínfulas, dejar para mejor momento su supuesta integridad ideológica -características que no le permitieron antes un acercamiento- y a partir de ahora gestionar una salida de la crisis con algo más que acompañamiento institucional.

"Ayuda genuina"

Lo cierto es que Bahntje solicitó una "ayuda genuina" que vaya más allá de los parches que significan los adelantos de coparticipación ya que esta modalidad "es correr el problema en el tiempo".

No obstante, admitió que se pidió a Fernández "celeridad para el otorgamiento de los 20 millones de pesos restantes del adelanto de coparticipación pendientes del pedido realizado en abril", a la vez par de "definir como no reintegrables los adelantos del actual ejercicio".

Esa "ayuda genuina" que reclamó el Gobierno se traduce en "ayudas extras para equilibrar las cuentas durante el segundo semestre del 2009, dado que la caída de la ley tarifaria está ocasionando una disminución en los ingresos del orden de los 11 millones de pesos mensuales", dijo Bahntje.

El titular de la cartera de Hacienda fueguina evaluó que "es algo recurrente que todas las provincias planteemos lo mismo porque estamos todas en una situación complicada en lo económico", y observó que "en nuestro caso se planteó un agravante que es que por desinteligencias internas tenemos menor recaudación por la caída de la tarifaria, del orden de los 10 millones de pesos mensuales".

Por lo tanto, "se solicitó a Nación ayuda económica que nos permita compensar esta pérdida porque si hasta abril teníamos una situación delicada contando con esos fondos, hoy estamos más complicados aún".

Bahntje apuntó que "veremos en el transcurso de los días la reacción" de la nación, pero estimó que "en principio debo decir que hay un gran entendimiento de los temas provinciales".

Por otra parte, remarcó que la Nación "tiene programas de asistencia a los cuales la Provincia no podía acceder porque no tenía cumplimentada su información presupuestaria", lo cual dijo que se remedió ya que "se logró presentar toda la documentación" respecto a las cuentas del ejercicio económico 2008.

Sin embargo, advirtió que "no contar con alguna de estas herramientas va a demorar los pagos en el tiempo no solo salarios, si no a proveedores o prestadores".

Comentá la nota