El Gobierno sale a reconquistar los distritos anti kirchneristas

El plan es disputar el voto radical mayoritario en el interior de la Provincia, sitio clave porque aporta el 60% de los cargos en disputa. Una brigada electoral hace propaganda y adoctrina a cuadros de los municipios donde no se controla "la caja".
Decidido a disputar hasta el último voto en la provincia de Buenos Aires, el gobierno nacional lanzó un operativo contrarreloj para auxiliar a los candidatos que representan al oficialismo en los distritos del interior en los que gobierna la oposición y el kirchnerismo obtiene los índices más altos de rechazo. El objetivo es contribuir a lo que en el campamento K propagandizan como un "volantazo final" de la campaña.

La avanzada para recuperar votos fuera de los territorios blindados del conurbano surgió de un cálculo estadístico que preocupó a los operadores del peronismo alineado con el matrimonio Kirchner. Del padrón de alrededor de 10 millones de personas que estará en condiciones de sufragar en las elecciones del 28 de junio, el 60 por ciento (6 millones 500 mil) viven en el primer, segundo y tercer cordón del Gran Buenos Aires. Pero ese porcentaje no se traduce de manera lineal en representación legislativa y queda reducido al 40 por ciento de las bancas que están en juego. En cambio, el 40 por ciento restante (3 millones 500 mil) que habita en el llamado interior provincial redunda en un 60 por ciento de la representación legislativa. El interior aporta menos votos pero demasiados diputados nacionales y legisladores provinciales, ante la perspectiva de un oficialismo que verá reducida su mayoría en el Poder Legislativo nacional y en el provincial.

Después del conflicto con el ruralismo, la imagen del kirchnerismo se derrumbó en el interior bonaerense. Pero la decisión de Kirchner de jugar a todo o nada en los comicios obligó al matrimonio presidencial y al gobernador Daniel Scioli a salir a capear el temporal arriesgando el pellejo. El jefe del PJ estará hoy mismo en Cañuelas y viajará el viernes a Mar del Plata. El ex motonauta continuará visitando cinco distritos por día y hoy retornará a Lobería.

Las encuestas que manejan el kirchnerismo indican que en esa porción de la provincia manda el neorradicalismo de Elisa Carrió, Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, y el frente Unión PRO no alcanza a penetrar como en el conurbano. En el oficialismo, sostienen que Francisco de Narváez pagará allí caro la decisión de haber borrado de la campaña a Felipe Solá.

La ingeniería que dispuso el Gobierno para revertir un escenario que temió catastrófico posee una terminal muy cerca de la residencia de Olivos. La conduce Mauricio Mazzón, el hijo del inoxidable Juan Carlos "El Chueco" Mazzón, operador presidencial que tiene un despacho asegurado en Casa Rosada cada vez que gobierna un hombre del PJ. Mazzón junior integra el directorio de Papel Prensa y dirige además una consultora privada que se especializa en campañas electorales y asesoría legislativa. Para su travesía, convocó a sociólogos, periodistas especializados, diputados provinciales y diputados nacionales como Teresa García, una ex funcionaria que integra la lista que encabezan Kirchner y Scioli.

El equipo de campaña aporta material gráfico y spots televisivos proselitistas, brinda talleres de asistencia en comunicación, recaba información sobre la gestión de los municipios y, sobre todo, baja "líneas de discurso" para los candidatos que carecen del contacto directo con Kirchner que tienen los intendentes bonaerenses. Las mediciones corren por cuenta de Analogías, Ibarómetro y Equis.

En los últimos diez días, la brigada kirchnerista batió el récord de kilómetros recorridos y organizó cuatro convocatorias. El jueves 21, hubo un encuentro con los candidatos de la Segunda Sección Electoral en San Antonio de Areco. Allí estuvieron, además de los anfitriones, dirigentes de Pergamino, Ramallo, Carmen de Areco, San Pedro y Zárate. El miércoles 27, la cita congregó a los kirchneristas de la Sexta Sección Electoral en Tornquist, donde se repartió línea y asistencia para los postulantes de los municipios Gonzáles Chaves, Benito Juárez, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Guaminí, Pellegrini, Puán, Saavedra, Salliqueló, Tres Arroyos, Tres Lomas y Villarino. Al día siguiente, se realizó el encuentro de la quinta sección electoral en Dolores. Asistieron los candidatos de Brandsen, Castelli, Chascomús, Dolores, General Guido, Maipú, Monte, Necochea, Punta Indio, Tandil y San Cayetano. Los candidatos de la Cuarta Sección Electoral se repartieron por cercanía en las tres primeras convocatorias.

La última escala fue el viernes pasado en Bolívar con los representantes de Carlos Casares, Irigoyen, 9 de julio, Rivadavia, Daireaux, Azul, Bolívar, Olavarría, Saladillo y 25 de Mayo. En base a este raid, el oficialismo insiste en que el conflicto con los sectores rurales perdió voltaje y pasó al octavo lugar entre las preocupaciones de la población, muy por detrás de cuestiones como el empleo y la seguridad. El 28 se verá si los esfuerzos de última hora alcanzan para pegar el volantazo que pretende Kirchner.

Comentá la nota