El Gobierno no sabe cuántos pobres hay en Mendoza

Para el Instituto de Estadística y Censos (Indec) y su correlato en Mendoza, la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), pobres son los " hogares y la población que -con sus ingresos- no pueden cubrir el costo de la Canasta Básica de Alimentos más el costo de otros bienes y servicios requeridos para satisfacer otras necesidades no alimenticias".

Sin embargo, nadie sabe a ciencia cierta cuál es la cantidad de mendocinos en esa situación ni cómo se compone esa población debido a la inexistencia de estadísticas actuales.

Los últimos datos que se encuentran en la página de la DEIE son de hace un año y medio, cuando el gobierno del entonces recién asumido Celso Jaque decidió dejar de relevar este dato, así como el Índice de Precios al Consumidor (más conocido como la inflación) para alinearse con los cuestionados números que difunde el Indec.

En tanto -a pesar de la crisis-, desde el Ministerio de Desarrollo Humano dicen que no ha aumentado la cantidad de hogares que piden o reciben ayuda social de diferente tipo.

Por estos días y desde hace varias semanas, en tanto, la iglesia local habla -en consonancia con las palabras del Papa Benedicto XVI- de un incremento de la pobreza al mismo tiempo que es dura con las actuaciones del Gobierno y critica la falta de datos.

Después de presidir la misa por San Cayetano, el obispo auxiliar de Mendoza, Sergio Buenanueva, dijo reconocer la realidad de la pobreza en la región más allá de los números.

Hace un par de semanas había dicho a Los Andes que el trabajo de Cáritas -la entidad católica que asiste a los más necesitados- había aumentado en los últimos tiempos así como se percibía la preocupación social y económica en los distintos niveles.

El jueves, el Papa Benedicto XVI calificó de "escandalosa" la pobreza en nuestro país, después de que la Iglesia nacional mostraba números que hablaban de la existencia de un 40% de pobres en el país y poco antes del inicio de la colecta anual de Cáritas.

Como una de las entidades que más en contacto está con las diferentes realidades de la provincia, la Iglesia mendocina habló de un incremento de la pobreza. Sobre todo en el campo de Mendoza.

"Me animo a decir que la zona rural no la está pasando nada bien. Con los cinturones que se están armando en nuestro Gran Mendoza, hay una situación de mucha vulnerabilidad y deterioro en la calidad de vida. Veo que ese deterioro es mucho más pronunciado en las clases menos pudientes", expresó a radio Nihuil el vocero del Arzobispado, Marcelo De Benedectis.

A esta altura, nadie niega la existencia de miles de mendocinos que no llegan a cubrir con sus ingresos las necesidades mínimas del grupo familiar, como tampoco el hecho de que Mendoza no cuenta con estadísticas sobre esta situación.

La DEIE no posee o no brinda información al respecto y sólo da la posibilidad de obtener la poca que existe desde su página web. Allí, la última estadística que se consigna acerca de pobreza data del primer trimestre de 2008 (ver infografía). Mientras, en el Indec está publicada la del segundo semestre de 2008, pero discriminada por regiones y no por provincias. Así, aparece Cuyo, y no Mendoza, con un valor muy bajo: 11,8%.

Más allá de esto, y sin explayarse en números, la ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri, explicó que es indudable el crecimiento de la pobreza en un contexto de crisis y pérdida del empleo.

"Hay una cuestión que está siempre fluctuante, en la línea de pobreza, que sube o baja de acuerdo con las cuestiones económicas y financieras", definió. Agregó, en tanto, que su área no desarrolla encuestas ni censos por lo que no cuentan con datos acerca de la realidad de la pobreza en la provincia.

Esa fluctuación de la que habla Ruggeri se ve siguiendo la evolución de la pobreza en los últimos 20 años: en los ´90, el porcentaje creció de 32% en 1991 a 40 por ciento al finalizar la década.

En tanto, desde 2000 para acá hubo una suba producto de la gran crisis que atravesó el país en 2001; la pobreza llegó a su pico en el primer semestre de 2003 y luego comenzó a bajar hasta perforar el piso del 20%.

Fuentes del Ministerio de Producción, por otro lado, explicaron que las únicas cifras que hay de pobreza las maneja Desarrollo Humano. Aquí, no obstante, sólo tienen cifras del aumento o no de las prestaciones sociales que se brindan desde el Estado. Algo que -en contraposición con cierto aumento de la cantidad de pobres que perciben- no se ha incrementado.

"Nos ha hecho mucho mal manipular cifras. Nos ha dejado sin el termómetro y sin los caminos para revertir. Las estadísticas no son solamente números o diagnósticos, sino también la posibilidad de revertir causas", opinó De Benedectis.

De este modo, nadie parece saber a ciencia cierta cómo han impactado las sucesivas crisis en los habitantes de Mendoza y, en especial, en los más desprotegidos. Al hablar de la situación social, en su capítulo de Familia y Hogares, la DEIE dice que en el primer trimestre de 2008, el 10% de las personas era pobre mientras que esa cifra ascendía a 18% en el primer semestre de 2007. Estos números, por otra parte, carecen de confiabilidad.

El martes, el Arzobispado de la provincia presentará un documento de la mano de monseñor Jorge Casaretto, presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado en donde -entre otras cosas- se tratará de dilucidar la situación de la provincia.

El gobernador Celso Jaque participará del evento y, entonces, es probable que los mendocinos puedan comenzar a saber cuánto ha aumentado la pobreza en realidad y cuáles son las acciones para enfrentarla.

Comentá la nota