El Gobierno rinde un examen internacional por el blanqueo

El Gobierno rinde un examen internacional por el blanqueo
Deberá demostrar que la ley, que ya fue cuestionada, no fomenta el delito de lavado de dinero
El Gobierno rendirá la semana próxima un duro examen en Francia ante el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) por la ley de blanqueo de capitales, que ya motivó dudas en otros países y entre los analistas de lavado de dinero.

Por la importancia del tema, la delegación oficial estaría encabezada por el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, acompañado por la presidenta de la Unidad de Información Financiera (UIF), encargada de controlar las operaciones de lavado, Rosa Falduto, junto con funcionarios del Banco Central, el Ministerio de Economía y la Cancillería.

El caso argentino fue incluido a último momento en una de las reuniones de este encuentro internacional, que comienza el lunes próximo, a raíz de la sanción de este régimen por el que el Gobierno espera que salgan del circuito informal por lo menos US$ 3000 millones para reactivar la economía. Las recomendaciones del GAFI, ente que controla el cumplimiento de las leyes de lavado y terrorismo, son clave en términos de reputación para los organismos de crédito internacional.

Los funcionarios deberán explicar los detalles de la ley de blanqueo y la moratoria tributaria que regirán desde marzo, luego de que el GAFI expresara sus dudas a través de una carta de su presidente, Antonio Rodrigues, dirigida al ministro de Economía, Carlos Fernández. En esa carta se indicó que sería problemático que la ley no incluyera precauciones "para verificar el origen del dinero u otros bienes" blanqueados.

Pese a esta advertencia, uno de los artículos de la ley exime a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de preguntar sobre esta cuestión a los contribuyentes que se adhieran al blanqueo. Tal como está planteado en la ley de prevención del lavado de dinero, este delito está sujeto, en buena medida, a que se compruebe previamente un caso de evasión, que por este blanqueo justamente resulta perdonado.

De todos modos, fuentes oficiales adelantaron a LA NACION que el Gobierno explicará en París que "están dados todos los recaudos para que no haya operaciones ilegales por los controles que hará el Banco Central, la UIF y la propia AFIP, aunque no pregunte el origen de los fondos". Además, destacarán que "hay una decena de países (Estados Unidos, Alemania, Canadá y Bélgica, entre otros) que han realizado blanqueos".

En la respuesta escrita al GAFI, Fernández incluyó esos argumentos y afirmó que "la ley no suprime las previsiones de la ley antilavado y todas las operaciones se harán por medio de bancos autorizados, controlados por el Banco Central".

"Está bien la relación con el GAFI; no hay problemas porque ésta es una ley completamente defendible", dijo confiado un alto funcionario. Fuentes de la cartera de Justicia aclararon que "es posible" que el ministro Fernández lidere la delegación "por la importancia del caso."

Para evitar filtraciones del dinero ilegal, el Banco Central también trabaja con la UIF en una reglamentación adicional que determinará que el dinero blanqueado se deposite en una cuenta especial. Y la UIF cree que la AFIP que conduce Ricardo Echegaray aún mantiene facultades para detectar operaciones sospechosas.

Preguntas críticas

Sin embargo, fuentes extranjeras indicaron a LA NACION que en otros países que aplicaron planes de blanqueo "se tomaron precauciones para que no haya un aumento en los casos de lavado, algo que no parece previsto en este caso".

Por esta razón, anticiparon que "habrá preguntas críticas a la Argentina" en la Comisión de Cooperación y Revisión del GAFI, que se reunirá el lunes, presidida por un representante del gobierno de los Estados Unidos. Si la respuesta oficial no convence, el caso pasará al plenario que se realizará en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desde el miércoles.

Según el abogado especialista Francisco D´Albora, el Gobierno puede enfrentar objeciones serias allí. "No hay países serios que tomen este tipo de medidas si pertenecen al GAFI. La Argentina aparenta seguir las normas formales, pero luego elude cumplirlas y, por esa razón, vamos a pasar del cuadro de honor a ser expulsados del colegio", dijo D´Albora.

Las eventuales sanciones al país se tomarían una vez que se envíe aquí una misión del GAFI en el segundo semestre del año. En esta evaluación se preguntará, entre otras cosas, por qué no hubo una reforma legal que determinara que el lavado es un delito autónomo. La Argentina está en observación tras los atentados terroristas de 1992, contra la embajada de Israel, y contra la AMIA, en 1994.

Las claves de la polémica

* La ley. El Gobierno logró que se aprobara una ley que fomenta el blanqueo de dinero y una moratoria tributaria, que comenzarán a funcionar desde el mes próximo.

* Reacción. El GAFI, del cual la Argentina forma parte, envió una carta de advertencia para impedir que la norma deje de lado los controles del dinero ilegal.

* Reglamentación. Pese a ese mensaje, el Gobierno determinó que la AFIP no podrá preguntar por el origen de los fondos que ingresen en este generoso perdón destinado a revertir el freno que registra la economía.

* Examen. Para conocer la posición argentina, el GAFI incluyó el debate sobre esta ley en su reunión, que comenzará el 23 de este mes, en París. Será en una comisión presidida por EE.UU.

* Argumentos. Los funcionarios explicarán que no habrá posibilidades legales de que se filtre dinero de actividades delictivas, y recordarán que una decena de países tiene leyes de blanqueo.

* Dudas. Se espera que otros países hagan planteos críticos. Antes de fin de año, el Gobierno también rendirá otro examen ante el GAFI por la ley antilavado.

Comentá la nota