Se va del Gobierno Ricardo Jaime, un símbolo del kirchnerismo

Tras el derrumbe electoral, presentó su renuncia indeclinable el secretario de Transporte. También circulan versiones sobre el alejamiento de Moreno, responsable de los números del INDEC, y del ministro de Economía, Carlos Fernández.
Las consecuencias del violento cachetazo que recibió el Gobierno en las elecciones del domingo no se hacen esperar. Ayer por la tarde, la presidente Cristina Fernández de Kirchner aceptó la renuncia de Ricardo Jaime, el cuestionado secretario de Transporte y uno de los hombres fuertes del kirchnerismo.

Además de la salida de Jaime, distintas versiones indican que también habría presentado su renuncia otro de los miembros más polémicos del Gabinete: el secretario de Comercio Interior y responsable de los números del INDEC Guillermo Moreno. Y otro de los que podrían alejarse es el ministro de Economía, Carlos Fernández; hasta las 17:30, el Ministro estaba confirmado en la comitiva que viajará hoy a la reunión del BID en Chile, pero minutos después su nombre habría desaparecido de la lista. Desde el Palacio de Hacienda aseguraron, sin embargo, que "el Ministro no presentó su renuncia".

La renuncia de Jaime se conoció menos de 72 horas después del duro golpe que recibió el kirchnerismo con la derrota electoral que sufrió en Buenos Aires el propio ex presidente Néstor Kirchner.

Desde la oposición, el peronismo no kirchnerista e incluso algunos grupos que hasta no hace mucho eran aliados del Gobierno habían reclamado que el Ejecutivo leyera correctamente el mensaje de las urnas y encarara un amplio recambio en el Gabinete. Hasta ahora, la única modificación había sido la salida de Graciela Ocaña y la llegada de Juan Carlos Manzur al Ministerio de Salud, un cambio que no estaba en el listado de reclamos.

Los nombres de Jaime y Moreno, en cambio, están desde hace tiempo entre los más cuestionados, junto con el del ministro de Planificación, Julio De Vido.

El lunes, De Vido había puesto su renuncia a disposición de Cristina Kirchner pero la Presidente le pidió que se quedara en el Gobierno.

El renunciado secretario de Transporte tuvo una participación central en la reestatización de Aerolíneas, el manejo de los ferrocarriles que volvieron al Estado y en la relación con las fuertemente subsidiadas empresas de transporte de pasajeros, respondía al ministro De Vido.

Pese a ser cordobés, su carrera política la inició en Santa Cruz, la tierra prometida de la familia Kirchner. Ahí fue Secretario General de la Gobernación durante el primer mandato de Néstor y Ministro de Educación, durante la segunda.

Luego retornó a su provincia natal para incorporarse al Gobierno del menemista José Manuel De La Sota, hasta el 2003, cuando ingresa a la gestión presidencial de Néstor Kirchner.

Su rol como secretario comenzó a embarrarse desde el principio. En 2005, la aerolínea Southern Winds, que recibía subsidios del Estado, quedó en el ojo de la tormenta cuando dos valijas llenas de cocaína, que venían en un vuelo desde Buenos Aires, quedaron girando en las cintas del aeropuerto de Barajas, en Madrid.

Por su parte, Moreno lideró la intervención al INDEC y a él se le atribuyen las supuestas manipulaciones que desde hace tiempo tienen bajo permanente sospecha a los índices oficiales. También fue el encargado de duras negociaciones para controlar los precios de bienes y servicios.

Comentá la nota