El Gobierno reúne a estacioneros, petroleros y gremios por las naftas

Funcionarios del Ministerio de Planificación de Julio De Vido los recibirán para evitar un paro por 48 horas y el desabastecimiento. Piden mejoras en la rentabilidad a través de la baja de impuestos y recomposición salarial del sector.
¿Fin de año sin nafata y gasoil? Funcionarios del Ministerio de Planificación Federal se reunirán este lunes con representantes de petroleras, empresarios y sindicalistas de las estaciones de servicio para tratar de encontrar una solución a los reclamos de mejora de rentabilidad y recomposición salarial del sector, en el marco de amenaza de un nuevo paro de los expendedores.

"Aún no tenemos horario. En principio la reunión sería con (el subsecretario de Coordinación de Planificación) Roberto Baratta", indicó la titular de FECRA, Rosario Sica, quien se mostró proclive -aunque no lo descartó de plano- a que, en caso de definir una medida de fuerza, no sea durante las fiestas de fin de año "porque no queremos perjudicar al consumidor".

Sica se quejó de que hasta ahora nunca los recibió el ministro de Planificación, Julio De Vido.

"Baratta no tiene el más mínimo poder de decisión. El Gobierno manda gente de segunda línea que no tienca capacidad de resolución. Por qué no nos recibe De Vido, por qué no asume él la responsabilidad", reclamó. También criticó a la presidenta Cristina Fernández, que "se la pasa viajando", y "no resuelve los problemas del sector".

La empresaria destacó que "el Gobierno nos dice una cosa, creemos que tienen una solución, pero nos mienten".

Para Sica, la solución para lograr una mayor rentabilidad consiste en que el Gobierno baje los impuestos, en lugar de aumentar el precio de los combustibles.

"Cada litro de combustible tiene 70 por ciento de impuesto" puntualizó, y completó: "ellos hacen caja por todos lados", en referencia a las polémicas retenciones al agro, y el traspaso de los fondos de las AFJP a la ANSeS.

"No tienen una solución para nosotros, porque tienen que renunciar a su caja personal", afirmó, y advirtió que "ya cerraron 3.000 estaciones de servicio".

En cambio, el secretario de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), Eduardo Bajlec, afirmó ayer que si las refinerías bajaran "dos dólares" el precio interno de venta del barril de petróleo, se podría "duplicar la rentabilidad" de las estaciones de servicio.

"Con el valor de barril de petróleo crudo a 36 dólares a nivel mundial, no hay razón para mantenerlo en 42 dólares en la Argentina", indicó.

Así subrayó que "si las refinerías bajan de 42 a 40 dólares el precio interno, con esos 2 dólares alcanza para duplicar la rentabilidad" de las estaciones de servicio que actualmente oscila entre 7 y 8 por ciento del valor del litro de combustible.

A su criterio, "el Gobierno no hace nada, en este sentido, porque de 40 mil millones de dólares que facturan las petroleras, se lleva mucho dinero, prácticamente 10 mil millones" en concepto de impuestos.

Por su parte, los sindicatos del sector reclaman una recomposición salarial del 15 por ciento, que los dueños de los surtidores argumentan que "que no es posible hacer frente".

A principios de mes, hubo un cese de actividades de 24 horas en las estaciones de servicio; en caso de adoptarse una nueva medida de fuerza, esta vez sería de 48 horas.

Comentá la nota