El Gobierno renueva la mitad de sus senadores: podría perder bancas

Se eligen 24 y 12 son del oficialismo. Temen quedar con el quórum justo.
Los senadores, que deben aprobar mañana el adelanto electoral para el 28 de junio, ya palpitan cómo será el resultado: el oficialismo pone en juego la mitad de las 24 bancas que se renuevan y le será muy difícil conservar la holgura que tiene hasta ahora para votar todos los proyectos que envía el Ejecutivo.

Las cuentas son relativamente más fáciles que en Diputados: de las 8 provincias que renuevan, el que gana se lleva dos bancas, y el segundo, una.

En el peor de los escenarios, el oficialismo podría perder dos escaños y quedar con el quórum justo de 37 propios. Y en el mejor, conservaría los 39 que tiene el ya menguado bloque oficialista, producto de una sangría impensada: desde el conflicto con el campo ya perdieron 4 intengrantes y está a punto de irse el catamarqueño Ramón Saadi, quien anunció pero no oficializó su salida.

En diciembre de 2007 el bloque del oficialismo había quedado muy cerca de los dos tercios de la Cámara si a sus 44 integrantes se sumaba a los aliados. Pero se fue desgranando. En julio de 2008, con la resolución 125, le votaron en contra todos los aliados y otros 8 justicialistas, lo que selló el empate en 36 y el ya conocido desempate de Julio Cobos.

Ahora oficializaron su ida del bloque los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, y salteños Juan Carlos Romero (quien arma el peronismo disidente con Ramón Puerta y Alberto Rodríguez Saá, entre otros) y Sonia Escudero. En cambio, volvieron al redil otros cuatro "rebeldes": la chaqueña Elena Corregido, la riojana Teresita Quintela, el pampeano Rubén Marín y el cordobés Roberto Urquía.

El PJ recuperaría una banca en Tucumán (hasta ahora hay dos bussistas y un peronista), pero podría perder otras en Mendoza, Córdoba y Corrientes. No es claro lo que pasará en La Pampa, donde la UCR ganó la capital y el interior está convulsionado con la crisis del campo: ¿una banca menos?

Obviamente, en las cuentas del oficialismo no suman ya a los representantes de Santa Fe, donde tienen ahora cero representación, de modo que el triunfo del PJ o del socialismo allí no les modifica los números.

Los radicales, amigados con Cobos, ponen en juego 6 bancas y sueñan con aumentar en dos su fuerza de 13 integrantes, en la que suman a tres cobistas: confían en triunfar en Mendoza y en Corrientes, lo que aumentaría un senador por cada provincia.

En el caso de Córdoba, si se cumplen las encuestas, el partido de Luis Juez pasaría de una banca a dos (en detrimento del PJ, que podría quedar segundo). En cambio, no esperan grandes cambios en Chubut, donde el PJ tiene 2 senadores y la UCR, uno.

Y Catamarca es una incógnita: después de la derrota electoral del 8 de marzo, el PJ quedó en estado deliberativo. La banca por la minoría podría ser para Luis Barrionuevo -un voto menos para el oficialismo- o bien para algún kirchnerista que lo supere en las urnas. Pero está verde la definición de esta interna. El Frente Cívico, por su parte, se siente ganador. Sus senadores forman un bloque provincial pero son radicales y votan junto a la UCR.

Comentá la nota